Emprender un negocio o lograr que una empresa crezca son algunos retos que regularmente se buscan superar con la ayuda créditos bancarios u otro tipo de financiamientos, sin embargo, existe una alternativa basada en la premisa de ganar-ganar que ha permitido la consolidación de compañías que han logrado transformar al mundo entero.

Cinco de las seis empresas con mayor valor bursátil según Fortune 500, como Apple, Alphabet, Microsoft, Amazon y Facebook recibieron en algún momento de su historia inversión de la industria de capital privado, también conocido como private equity. 

Startups como Clip y Rappi en América Latina o Uber y Netlix en Estados Unidos, son ejemplos de cómo hacer realidad un negocio con la ayuda de los fondos de capital privado (FCP) y son muestra del gran interés que existe actualmente por invertir en compañías disruptivas; lo que ha incrementado las posibilidades de los emprendedores para levantar capital y convertirse en un referente de sus respectivos sectores.

"Nos gusta hablar mucho de los casos de éxito de las empresas, pero muchas veces no sabemos quiénes son los héroes ocultos que realmente han acompañado a estas compañías a ser lo que son hoy en día", explicó Liliana Reyes, directora general de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

El capital privado es una de las inversiones que mayor relevancia han tomado en los últimos años a nivel global y en México, principalmente por el apetito de los inversionistas por mayores fuentes de rendimiento. 

"Hoy por hoy, México es el segundo mercado de private equity más grande de América Latina, después de Brasil, en términos del número de inversiones, y capital invertido en total", dijo en entrevista para El Economista, Cate Ambrose, presidente y directora ejecutiva de la Asociación Latinoamericana de Capital Privado y Venture Capital (Lavca, por sus siglas en inglés).

Fondos de capital privado, los "héroes ocultos"

Un fondo de capital privado es un intermediario financiero que capta recursos de inversionistas profesionales, para destinar ese dinero a diversas compañías privadas o proyectos que tienen un alto potencial de crecimiento. 

"Básicamente lo que un fondo de capital privado hace es aportar recursos a empresas y proyectos que tienen un alto potencial de crecimiento para que con esos recursos, junto con la participación activa del fondo para definir la estrategia, en la implementación de un gobierno corporativo, la empresa pueda ejecutar un plan de negocios que le permita crecer de una forma acelerada", comentó Alonso Díaz Etienne, socio fundador de Gerbera Capital.

Este tipo de fondos se convierten en socios temporales, que inyectan el capital requerido por una empresa en diversas etapas de su "vida", a cambio de una parte de sus acciones y derechos que le permitan a los inversionistas asegurarse de la buena gestión del negocio y procurar los rendimientos esperados. 

"Este capital no es un dinero que se quede para siempre, los fondos de capital privado saben desde el principio que esa inversión va a salir, es como un matrimonio con divorcio incluido. La empresa y los inversionistas acuerdan desde un principio que cuentan con un tiempo limitado para hacer que la empresa llegue a los niveles dispuestos, dependiendo de la naturaleza de la empresa", detalló Mónica Pascua, directora de investigación de la Amexcap.

Al cabo de algunos años, cuando la compañía ha crecido y tiene mayor valor, el fondo elabora una estrategia de salida, para vender su parte; ya sea en el mercado bursátil, a una empresa, o a otro fondo, recuperar la inversión y obtener una rentabilidad para todos los inversionistas involucrados.

"Un punto clave es que los fondos de capital privado no especulan a corto plazo, sino que los inversionistas apuestan en proyectos o empresas durante lapsos de tres, hasta 10 años o incluso más tiempo", explica Cate Ambrose, presidente y directora ejecutiva de la Asociación de Capital Privado y Venture Capital de América Latina (Lavca, por sus siglas en inglés).

A diferencia de los créditos bancarios, los fondos de capital privado no solo entregan el dinero que necesitan los negocios o emprendimientos, sino que se involucran en las necesidades particulares de cada empresa a la que invierten, para agregar valor.

"Los administradores de los fondos se meten a las entrañas de las compañías para diagnosticar las necesidades particulares de cada una, antes de decidir si son óptimas para invertir y después se involucran para mejorar las condiciones de esas empresas", comentó Liliana Reyes.

Existen diversas estrategias que implementan los fondos de capital privado para invertir, dependiendo en la etapa de desarrollo en la que se encuentran las empresas: capital semilla, que destinan los recursos a proyectos aún en etapa de creación; capital emprendedor (o venture capital), que buscan negocios que suelen tener menos de cinco años de vida y todavía no se han consolidado en el mercado; y capital de crecimiento, que consiste en invertir en compañías ya maduras, que gozan de una consolidación en el mercado y tienen potencial de crecimiento.

También existen fondos especializados en estrategias para invertir en bienes raíces o infraestructura y Energía.

¿Quién invierte en los fondos de capital privado?

"A diferencia de otro tipo de fondos que invierten en valores, que tienen mucho mayor grado de liquidez, en el capital privado, los inversionistas deben tener la capacidad de esperar el tiempo necesario para que se implemente el plan de negocios en la empresa en la que se inyectó el capital", dijo Díaz Etienne.

El socio fundador de Gerbera Capital explicó que los administradores de los fondos de capital privado se dedican a buscar a personas físicas, family offices o afores (administradoras de fondos para el retiro) que tengan la capacidad de esperar el tiempo necesario para que se implemente el plan de negocios en la empresa en la que se inyecte el capital.

"La forma en la que se hace dinero en un fondos de capital privado es que se busca una empresa o proyecto y eso lleva su tiempo, una vez que se encuentra se negocia y se define cuál es el plan de negocio que se va a instrumentar para los siguientes tres o cinco años. Se invierte en la empresa, y la compañía tiene que implementar las medidas que acordó para crecer y crear valor. Es hasta el final, que se alcanzan los objetivos del plan de negocios, cuando la empresa sale a la Bolsa o la compra otra compañía, es cuando se recupera el dinero y se obtienen las ganancias", dijo Díaz.

"Un impulso muy importante a la entrada de capital privado en México fue la participación de las afores, que desde el 2009 la regulación mexicana permitió a las administradoras de fondos para el retiro invertir en fondos de capital mexicano; eso ayudó mucho a la industria, porque facilitó a los fondos de capital privado el levantar capital y dar nuevas fuentes de actividad para los fondos locales que apuestan en sectores de energías renovables, fintech o infraestructura", dijo Ambrose de Lavca.

De acuerdo con cifras de la Amexcap, en los últimos 16 años, la industria ha logrado levantar en México recursos por 55,000 millones de dólares, de los cuales ya se han invertido 24,000 millones.

[email protected]