Cancelar una tarjeta de crédito es una decisión muy importante que podría afectar o beneficiar nuestro historial crediticio.

Los motivos para dar de baja un plástico pueden ser diversos y obedecen a diferentes intereses personales y financieros de cada usuario; sin embargo, en algunos casos esta acción podría ayudar o perjudicar nuestro score ante las Sociedades de Información Crediticia, y con ello, afectar futuros préstamos que se quieran solicitar.

Gerardo Obregón, director de la plataforma de préstamos en línea Prestadero, explicó que, dependiendo del motivo para cancelar un plástico, puede mejorar o empeorar nuestra calificación como solicitantes de crédito.

Ejemplificó que si un cliente sólo tiene activa una tarjeta, con la cual paga y financia diferentes bienes o servicios, al cancelarla será perjudicial para su historial, ya que además de no tener un producto de crédito, dejará de tener actividad en su reporte.

En cambio, si tiene varios plásticos, puede ser benéfico dar de baja uno o dos, porque además de que le ayuda a sus finanzas, sigue activo con las otras cuentas que tenga.

Obregón recomendó que, en estos casos, lo mejor es conservar la más antigua o con la que tenga más historial, ya que es una mejor carta de presentación ante cualquier institución que un plástico con el que lleve poco tiempo o con el que casi no realiza operaciones.

“Si tiene cinco tarjetas, lo mejor y que no le vendría mal, sería cancelar unas tres, ya que no es necesario tener tantas”, dijo.

El directivo indicó que otro factor a considerar es el puntaje que ya mantiene por los créditos solicitados dentro de su historial, y más si se trata de cuentas con las que el cliente lleva muchos años, por lo que si da de baja un plástico con el que lleva años y demuestra que es un buen pagador, podría restarle puntos.

Enlistó que entre las principales razones por las cuales un cliente pide cancelar su tarjeta se encuentran que tiene una tasa de interés, el CAT o el pago de anualidad muy caros; no usar tanto la tarjeta; malas experiencias con la institución como cargos no reconocidos, o ser víctima de fraudes.

Joel Cortés, director de la plataforma digital especializada en medios de pago Kardmatch, agregó que no habrá problema si el cliente cancela sus plásticos, pero sigue teniendo cómo demostrar que es un buen usuario del crédito, y por ende,continúa teniendo activo su historial crediticio a través de otros productos, sin importar si son de una institución financiera o comercial, no tendrá problema.

Pero alertó que si cancela sus plásticos y no tiene otra forma de demostrar que es buen pagador, entonces sí le afectará si desea un crédito a futuro.

“Le podrá costar trabajo sacar nuevamente un crédito porque tendrá un tiempo sin tener uno”, aseguró.

Dijo que lo mejor es cancelar aquellos plásticos que tienen CAT más altos y quedarse con aquellos que le permitan financiarse en promociones como meses sin intereses y que no cobren anualidades que no se justifican.

Explicó que otro punto a considerar es que al dar de baja un plástico no se eliminará el historial crediticio del usuario, por muy positivo o negativo que sea.

Destacó que si indica que el usuario es un buen pagador, su puntaje quedará intacto y seguirá conservando esa buena puntuación y cuando quiera sacar otro plástico no será una limitante.

En cambio, si se deshace de la tarjeta a causa de las deudas y tuvo un mal comportamiento crediticio, no se borrará el antecedente por los próximos seis años.

¿Cómo cancelar?

Gerardo Obregón señaló que lo primero que debe hacer el cliente es verificar que su saldo está en ceros, y en caso de presentar algún adeudo, pagarlo para continuar con el proceso.

Detalló que, de manera general, todas las instituciones bancarias solicitan que el trámite de cancelación se realice por vía telefónica, en algunas ocasiones puede tramitarlo en una sucursal.

Agregó que una vez que el saldo está validado en ceros, el cliente podrá cancelar la tarjeta de inmediato, pero es importante que si con ese plástico tiene pagos domiciliados, solicite a la empresa o servicio que desactive el cargo automático, lo cual puede tardar de 24 a 72 horas.

“Una vez que el plástico está en ceros, el cliente podrá llamar para cancelar sin ningún problema”, afirmó.

Señaló que si el usuario tiene puntos, recompensas o descuentos con ese plástico, lo mejor es que los transfiera o los utilice antes de cancelar.

¿Cómo corroborarlo?

Para confirmar la cancelación, el directivo de Prestadero dijo que esta acción se reflejará unos días o semanas después en el historial crediticio del usuario y que podría tardar, dependiendo de cuánto tiempo se demore el banco en reportar ante las Sociedades de Información Crediticia la baja del plástico, pero no debe pasar más de un mes.

Obregón enfatizó que una vez que el cliente lo solicita, la cancelación se hace de manera automática, ya que la institución le debería entregar un folio o una carta de confirmación por escrito.

“Es importante que un mes después de la cancelación verifique en su reporte de crédito que efectivamente la tarjeta está cancelada”, explicó.

Joel Cortés indicó que podrá encontrar en el reporte de crédito especificado como crédito cerrado, y si todavía aparece como activo, es porque el banco no hizo la cancelación correspondiente.

El directivo explicó que, según instrucciones emitidas por el Banco de México, el cliente podrá solicitar a su institución que le regrese el remanente de su pago de anualidad.

“Si el cliente pagó la anualidad en enero y cubre de enero a diciembre, pero el usuario cancela en abril, tendría derecho a que le devolvieran la parte proporcional que corresponde de mayo a diciembre”, refirió.