Cada persona mantiene un patrón u orden con sus ingresos de acuerdo a sus necesidades y estilo de vida, pero ¿considera que es correcta la forma como los está administrando? Suele pasar que al principio de la quincena su refrigerador está lleno, pero la cartera vacía, ante ello es importante cuestionarse cuál es la mejor manera de planificar sus gastos: ¿quincenal o mensualmente?

“Esto no es necesariamente el resultado de no saber calcular qué tanto necesitas. La verdad es que nuestro cerebro tiene dificultades para lidiar con gastos inciertos y calcular con variables de tiempo y uso”, explicó el neobanco Nu México.

En este sentido, Nu México asegura que en ocasiones se vuelve complejo elegir entre realizar un gasto de forma semanal o mensual, además de que, cuanto mayor es la escala del gasto, por ejemplo, un cumpleaños, un viaje, un mes entero de víveres para una familia, suscripciones anuales o membresías, es más difícil es calcular lo que realmente necesitamos comprar o no.

Aunque algunas veces concentrar las compras en una sola visita al supermercado tiene sus beneficios, otras podría resultar una mala elección. Del mismo modo sucede con otros servicios que forman parte del gasto doméstico, como membresías, suscripciones o diversos servicios.

“Lo que hay que considerar es que muchas veces esta decisión de compra no toma en cuenta la necesidad real ni el presupuesto del hogar, sino el mero placer de comprar”, refirió el neobanco.

Aterrizar en la realidad financiera

Las ofertas son buenas si se saben aprovechar, pero también hay que aprender a no abusar de ellas, ya que pueden ser efectivas pero también contraproducentes, por ello hay que ser específicos en las compras que se realicen y estar concentrados en la realidad financiera de cada quien.

“Tiendas enteras al 3X2, paquetes con 10 unidades, rollos y rollos de papel higiénico o 12 meses por el precio de 10. Es un placer ver el carrito del super lleno o saber que contarás con un servicio de streaming por todo el año, y también lo es pensar en el ahorro de tiempo y dinero que puede brindar hacer solo una compra al mes (...) pero recuerda que las rutinas de compra, ante todo, deben adecuarse a tu realidad financiera”, detalló Nu México.

De acuerdo con Nu, antes de elegir cuál es la forma idónea de gasto, se debe establecer la capacidad financiera con la que contamos, para ello, su perfil de consumo es esencial ya que servirá como apoyo para determinar sus periodos de compra más efectivos.

“Las personas con ingresos variables, o que trabajan bajo esquemas como el cobro por honorarios o el comercio informal, pueden tener dificultades para planificar el presupuesto de una compra grande. Hoy en día 51 % de los trabajadores en México labora bajo el esquema informal, muchos de los cuales no tienen la seguridad de un ingreso que vendrá mes con mes”, explicó.

En este sentido, si sus ingresos son variables e intermitentes, su perfil de consumo se adaptará mejor a la modalidad de compra o gasto semanal.

“Hacer compras mayores o por adelantado, cuando se perciben ingresos con este tipo de entradas, podría llegar a afectar los flujos de efectivo, dejándote con la despensa llena y la cartera vacía. Definitivamente en este caso será mejor dejar de lado los ‘clubes de precio’ y las suscripciones anuales, y optar por las compras semanales en mercados y tianguis, donde la venta por pieza o a granel, serán más efectivas”, añadió.

¿Y qué pasa con los gastos mensuales? De acuerdo con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) sólo cuatro de cada 10 trabajadores en México laboran bajo un esquema formal, demostrando que 40% de la población en México podría tener la capacidad para realizar gastos o compras a largo plazo.

“Tener un ingreso constante, mes con mes, puede aportar mayor visibilidad para saber de cuánto se dispone, planificar y no desbalancear tus finanzas. De la misma forma esta planeación podría darte más margen de maniobra para comprar en volumen y aprovechar ofertas”, enfatizó el neobanco, quien recomendó que si se cuenta con ingresos constantes el perfil de consumo se adaptará mejor a una modalidad de gasto mensual.

De acuerdo con datos de la Coparmex, en México sólo 40% de la población podría tener la capacidad para realizar gastos o compras a largo plazo.

finanzas.personales@eleconomista.mx