Durante el primer mes del 2021, la industria de vehículos pesados redujo su producción 8.6% comparado con enero del año previo, al ensamblar 12,579 unidades, que la alejó de 22.6% de la cifra récord que alcanzó en dicho mes en el 2019, de 16,267 vehículos, reportó la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

Las exportaciones del sector de vehículos pesados cayeron 5.7% en enero pasado respecto a igual mes del 2020, al enviar 11,000 unidades al extranjero, principalmente a Estados Unidos.

La menor venta al extranjero respondió al nulo envío de autobuses foráneos como reflejo de la menor actividad por la pandemia del Covid-19 y el distanciamiento social que han aplicado en los países, principalmente en el transporte público está afectando a la industria de pasaje y la de turismo. Aunque enero no es referencia para el resto de los meses, de ahí que se habla de “cuesta de enero”.

De acuerdo con cifras de Inegi, Kenworth redujo sus exportaciones 25.8% enero; International 10.4%; Freightliner 1.3%, pero en el caso de Volvo buses tuvo caída de 100%, mientras que Volkswagen camiones y Autobuses y Dina se mostraron en cero.

“La producción depende del mercado interno y las exportaciones, donde alrededor del 80% de la producción corresponde a la venta externa y son los que mueven la producción”, refirió Miguel Elizalde, presidente de la ANPACT.

En tanto, la industria registró aumento de 32.7% en las ventas al mayoreo, al registrar un total de 2,090 unidades, contra con las 1,575 comercializadas durante el mismo mes del año anterior.

“Las cifras registradas durante enero, reflejan el crecimiento de pedidos de unidades para mayoreo, lo cual es alentador y brinda una señal de esperanza. No obstante, existe una disminución en la producción y exportación por factores internos y externos”, lamentó el presidente de la ANPACT.

Por ello, agregó que para que los indicios de reactivación se conviertan en tendencia, se requieren medidas concretas para la industria como factor del crecimiento de México.

“Es necesario seguir considerando a la industria productora de vehículos pesados como esencial para el crecimiento del país por su contribución a la movilidad de insumos para la producción y el desplazamiento de medicinas, mercancías y personas”, insistió Elizalde.