La industria de vehículos pesados comenzó mal el 2020, al presentar la caída en ventas al mayoreo (a empresas) de 29.5% durante enero pasado, y las armadoras de camiones comercializaron sólo 1,494 unidades en dicho mes, cuando el 2019 registraron 2,120 vehículos, reportó la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

Además, la venta al menudeo de vehículos pesados y comerciales alcanzó las 2,388 unidades que, comparadas con las 2,491 comercializadas durante el mismo mes del 2019, significan una disminución del 18.8%, debido a la incertidumbre por la falta del combustible limpio y que incentive la renovación de flota vehicular.

Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la ANPACT, dijo que “desde el segundo semestre de 2019, hay una tendencia negativa en las ventas, la caída durante el mes de enero demuestra que la incongruencia normativa entre la disponibilidad de diésel limpio y la exigencia de pasar únicamente a tecnologías que requieren de forma exclusiva diésel limpio, ya están frenando la renovación vehicular”.

La NOM 044 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) está teniendo un impacto importante sobre la industria en todos los eslabones de la cadena, advirtió Elizalde, luego de que hace unos días la proveeduría nacional de pesados reprobara la inactividad gubernamental para proveer diésel de ultra bajo azufre y afirmara que dejaron de invertir 18,000 millones de pesos durante el 2019, al inhibir el avance tecnológico.

kg