Tras la crisis causada por el Covid-19 y el cambio de leyes en materia energética, el ánimo de los inversionistas alemanes en México se redujo aún más durante junio, y el 76% de los empresarios informaron que reducirá sus planes de inversión en el país, destacó la Cámara México-Alemana de Industria y Comercio (Camexa).

Al cuestionar sobre la plantilla laboral, en comparación con el periodo antes del Covid-19, el 43% de los socios afirmó que reducirá el número de empleados; mientras que el 55% prevé no realizar ajustes y sólo el 1.3% aumentará a su personal.

Entre las problemáticas que perciben los inversionistas son la falta de apoyos para las empresas, las políticas públicas internas, tipo de cambio, falta de inversión extranjera, el sistema de salud, así como la salida de capital.

De acuerdo con la encuesta aplicada a los socios de la Camexa durante junio pasado (a unas 800 empresas que operan en México), el 58% de los socios prevé que una recuperación de la economía mexicana no se verá en el corto plazo sino para después del 2021.

“Si comparamos los resultados con la encuesta anterior, del mes de abril, notamos que el termómetro del estado anímico bajó aún más. Nada sorprendente debido a la crisis causada por el Covid-19”, dijo Johannes Hauser, director general de la Camexa.

Durante su mensaje mensual, el representante de los empresarios alemanes en México refirió que siguen con interés las noticias que emergen del sector energético en el país. “La Suprema Corte de la Nación suspendió temporalmente el decreto del gobierno federal que dificulta el aprovechamiento de las energías renovables, medida que fue criticada en una carta que diferentes Cámaras de Comercio Europeas hicimos llegar al gobierno. De ninguna manera la resolución de la Corte Superior es una decisión definitiva, sin embargo, por lo menos alienta las esperanzas”. 

No obstante, el 58.2% de los socios de la Camexa prevén que la recuperación de la economía en México llegará posterior al 2022, pues el 41.3% refiere que en el 2021 podría haber un respiro para sus negocios. Y ninguno de los empresarios refiere que en el transcurso del 2020 podría encontrar una mejora.

Con dicha tendencia,  el 36.3% de los inversionistas considera que esperan reducción en sus ventas de entre 25 y 50%; otro 28.8% refiere que habrá una disminución de entre 10 a 25%, y el 17.5% restante, mencionó que bajará 10% su comercialización.

La mayor parte de las operaciones de los inversionistas alemanes están ubicados en la industria (42.5%), seguido por servicios para empresas con 27.5%, comercio al mayoreo y menudeo en 13.8%, logística y almacenes 7.5%; y construcción, 2.5 por ciento.

Las Cámaras de comercio con presencia en México “tenemos como misión informar a los empresarios en sus respectivos países sobre las oportunidades de inversión en México. Somos promotores del comercio de productos y servicios mexicanos hacia Europa”.