La recesión por la que transitó el ciclo económico de Estados Unidos, consecuencia del impacto del Covid-19 tuvo una duración de apenas dos meses, de febrero al mes de abril del 2020, así lo informó el Comité para el Fechado de los Ciclos de la Economía de Estados Unidos, que es el Buró Nacional de Investigación Económica (NBER, por su sigla en inglés).

Se trata de la recesión más corta que ha ocurrido en Estados Unidos, apenas debajo de la que se presentó en la primera mitad de 1980, cuya duración fue de seis meses.

En un comunicado, donde definieron el tiempo y duración del ciclo recesivo por el Covid, precisaron que esta fase del ciclo económico de EU “tuvo características y dinámicas diferentes de recesiones anteriores.”

“El Comité concluyó que la magnitud, sin precedentes del declive en el empleo y la producción, así como su amplio alcance en toda la economía justificaron la designación de este episodio como recesión a pesar de que fue más breve que las contracciones anteriores”, argumentaron.

Para determinar la fecha del mínimo y el máximo trimestral, el comité se basó en indicadores como el PIB real y el PIB per cápita y precisaron que “existe un fuerte acuerdo entre los indicadores sobre el momento del mínimo trimestral, donde todos éstos apuntan con solidez al segundo trimestre del 2020”.

De hecho, detallaron que “los indicadores apuntan claramente al mes de abril del 2020 como el mes de la depresión”. Para después “repuntar con fuerza y luego asentarse en un aumento más gradual”.

En el mismo comunicado, precisaron que “el comité considera que cualquier recesión futura de la economía sería nueva y no una continuación asociada al pico de febrero del 2020”. La base de esta perspectiva fue la duración y solidez de la recuperación.

La relevancia

De acuerdo con el catedrático de la Facultad de Economía de la UNAM, Juan Carlos Moreno-Brid, que también fue uno de los notables técnicos que participaron en México en la recomendación de contar con un Comité de Fechado de Ciclos Económicos, la función de los comités es más de análisis histórico que de mandar señales.

Aparte,  Gerardo Esquivel, subgobernador de Banco de México, dijo en su en su cuenta de twitter, en la cual comenta a título personal, que “las recesiones en Estados Unidos no sólo han ocurrido con menor frecuencia, sino que su duración se ha acortado”.

La contracción anterior en EU tuvo una duración de 18 meses y terminó en junio del 2009.

Moreno-Brid explicó que la corta duración de la fase recesiva en el ciclo de EU que notificó el NBER se entiende por las medidas contracíclicas sin precedentes que se aplicaron desde el inicio del choque por el Covid-19 tanto en el lado fiscal como en el monetario.

Falta el sello oficial en México

En entrevista, Moreno-Brid señaló que no hay prisa para tener un pronunciamiento del Comité de Fechado de Ciclos Económicos de México sobre la fase por la que transitó el ciclo mexicano, pues el citado comité apenas se formalizó en febrero pasado.

“La evidencia es que México dejó la recesión. El Inegi con sus indicadores cíclicos, el reloj económico y los indicadores adelantados y coincidentes muestran que salimos de la recesión”, dijo.

El NBER de EU puso “el sello oficial” a lo que ya sabíamos. Nosotros en México, tenemos las evidencias de que ya terminó (la fase recesiva) y falta conocer cómo se desempeñó, cuales fueron los indicadores determinantes de esta fase y como viene la recuperación, finalizó.

El NBER está integrado por ocho economistas independientes de universidades como: Stanford, Berkeley, Harvard, Princenton y el MIT, entre otras.

ymorales@eleconomista.com.mx