Las redes sociales se han vuelto parte fundamental de nuestra vida. A través de plataformas como Facebook, Instagram o Snapchat compartimos momentos felices, logros, interactuamos con nuestros amigos, familiares, colegas, mentores e incluso las usamos para organizar reuniones presenciales o por videollamada.

Por otro lado, para muchas empresas las redes sociales representan una herramienta de marketing digital que hay que conocer para sacarle el máximo provecho y no tener falsas expectativas al respecto.

¿Cuál es la función de las redes sociales en marketing digital?

En términos generales, los medios sociales pueden alcanzar uno o varios de los siguientes objetivos para las diferentes empresas:

  • Conectar con sus clientes, dentro los objetivos de marketing digital pueden ser branding y/o awareness (conocimiento de marca). 
  • Compromiso hacia la marca, representado como engagement.
  • Escucha social para conocer opiniones y preguntas del target; así como atención a clientes con el fin de recibir quejas o sugerencias.
  • Generación de prospectos (leads) o ventas. No es casualidad que haya colocado el punto más atractivo para los emprendedores hasta el final. No todos los negocios podrán obtener un retorno de inversión a través de redes sociales.

¿Qué tipo de producto se puede vender en redes sociales?

Respondiendo a la pregunta primero diré cuáles no se pueden vender. Todos aquellos que están prohibidos en cada país no se pueden vender a través de un medio social. Ejemplo: armas, drogas, servicios de prostitución, tráfico de órganos y un largo etcétera.

Dentro de lo comerciable en plataformas de redes sociales, siempre hay que pensar en el target del producto o servicio que queremos promover. Es decir toda estrategia de marketing digital debe tener como centro el consumidor al que deseamos llegar. ¿Quién es, qué edad tiene, cuáles son sus intereses, cuál es su nivel socioeconómico, cuál es el mejor momento para entrar en contacto con él o ella?

A pesar de que Facebook es la red social con más usuarios a nivel mundial (2,740 millones de personas hasta 2021) y que a puesto que muchos de nosotros le dedicamos gran parte de nuestro día, no es la mejor herramienta de venta para todas las empresas.

Si bien el marketing digital no es una ciencia exacta e infalible, sí hay tendencias de publicidad digital a las que debemos hacer caso. Los productos o servicios que adquirimos por impulso y que no precisamente necesitamos (ropa, accesorios, restaurantes, artículos de decoración, conciertos) pueden tener publicidad exitosa en redes sociales como Facebook, Instagram, YouTube, TikTok, Snapchat o Pinterest

Partiendo del punto anterior, tomemos en cuenta quién es el target al que nos dirigimos. Hasta ahora Snapchat o TikTok son redes sociales usadas en su mayoría por jóvenes de 22 años o menos. Facebook es más universal y ha penetrado en sectores de la población diversos en cuanto a su edad y poder adquisitivo. Pinterest es más usado por mujeres arriba de los 25 años. Twitter es la red social de adultos jóvenes.

LinkedIn es un mundo aparte. En teoría es la red social de nicho, ideal para promover empresas B2B (Business to Business), sin embargo en México y el resto de Latinoamérica, el costo por clic (CPC) que hay que pagar es muy alto y los resultados suelen ser pobres.

¿Qué productos o servicios no es recomendable promover en redes sociales?

Básicamente aquellos que implican meditar la compra. La razón de nuevo se ubica en el público objetivo; cuando estamos viendo redes sociales, es nuestro momento de esparcimiento, casi como poner el cerebro en “off”. No estamos listos para poner demasiada atención. Por lo tanto, no es aconsejable usar algún medio social para buscar prospectos o ventas en negocios como:

  • Despachos de abogados
  • Contadores
  • Consultorios médicos
  • Servicios financieros
  • Seguros
  • Negocios B2B

Para este tipo de empresas es mejor recurrir a una campaña de marketing en buscador, también conocida como SEM.

itzayana.rios@eleconomista.mx

kg