Si Andrés Manuel López Obrador gana la presidencia de México, pero no tiene mayoría en el Congreso, deberá gobernar por decreto presidencial, sostuvo Paco Ignacio Taibo II, una de las voces más respetadas dentro de Morena.

En entrevista con el diario español El País, sobre si el abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia podría gobernar sin tener mayoría en la Cámara de Diputados y en el Senado, comentó que “esa es la gran cuestión, qué tanto vamos a poder romper con el proyecto neoliberal una vez que lo convirtieron en leyes”.

El escritor e historiador señaló que para empezar, se puede romper y paralizar lo que llamó “el proyecto neoliberal”, impidiendo que se venda una planta de fertilizantes, que se expulsen a 1,000 maestros, que se privaticen cinco playas o que se suba el IVA al pequeño comercio.

Al cuestionarle que pasará si el candidato presidencial de Morena no tiene mayoría, dijo que: “Mi duda es qué tanto, un presidente de México, puede gobernar por decreto presidencial como hizo Cárdenas en su día. Si a López Obrador le quitan esa posibilidad va a tener un gobierno en minoría y con casi todos los gobernadores en contra”.

¿Pero se atreverá a gobernar por decreto?, se le preguntó. “No hay otra opción si quieres cambiar este país”, dijo Taibo II.

En torno a la polémica generada por sus comentarios sobre una eventual expropiación de empresas, recordó que desde el movimiento social habría que presionar para que ésta se llevara a cabo en condiciones de emergencia, como sucedió con el petróleo en 1938.

Tras sus críticas al empresario Alfonso Romo, una de las personas más cercanas a López Obrador en su campaña presidencial, Paco Ignacio Taibo II aseveró que hay cosas que no le gustan de la apertura del tabasqueño, y “no es normal que alguien diga que no vamos a tocar los contratos petroleros”, ya que las bases de Morena han dicho otra cosa, enfatizó.

Señaló que hay un intento de López Obrador por abrirse al centro. Ya hay una base de izquierdas consolidada y se trata de incorporar nueva gente sin negociación programática.

En el caso de Napoleón Gómez Urrutia, dijo, los mineros han estado sometidos a una represión brutal y él ha sido condenado a vivir en el exilio porque le dijo a Germán Larrea (empresario minero) que era un asesino tras lo sucedido en pasta de Conchos (donde fallecieron 65 mineros en una accidente).

El PES son dos cosas, dijo: una dirección conservadora en el sentido evangelista pero también una base social formada por campesinos vinculados a las cajas populares y bancos de ahorros del pueblo.

“En ese giro al centro hay gente que suma, como Tatiana Clouthier, que proviene del humanismo del PAN, y gente que resta, como Germán Martínez o Esteban Moctezuma (expresidente de Fundación Azteca). El problema será gobernar con todo eso a partir del día 2 de julio”, alertó.