La organización Tojil presentó el lunes ante el Poder Judicial de la Federación (PJF) una solicitud de audiencia ante un juez federal para impugnar la determinación de la Fiscalía General de la República (FGR) que exoneró penalmente al general Salvador Cienfuegos Zepeda, exsecretario de la Defensa Nacional, de los delitos de delincuencia organizada y narcotráfico.  

A través de su cuenta de Twitter, la organización consideró que “exonerar a Cienfuegos violó el derecho de acceso a la justicia de todo México”.

“Ante esto, las Tojiles presentamos hoy una solicitud de audiencia para convertir frente a un juez el no ejercicio de la acción penal de Cienfuegos en nuestro carácter de víctimas”, indicó la organización.

El jueves 14 de enero, la Fiscalía General de la República (FGR) determinó no ejercer acción penal en contra del general en retiro y exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, pues concluyó que no hubo pruebas de que haya tenido conversaciones con Juan Francisco Patrón Sánchez, extinto líder del Cártel H-2, en los que supuestamente trataron el tráfico de droga y sobornos, como acusó la DEA de Estados Unidos.

“Del análisis correspondiente se llegó a la conclusión de que el general Salvador Cienfuegos Zepeda nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas; y tampoco sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos tendientes a proteger o ayudar a dichos individuos. Tampoco se encontró prueba alguna de que hubiera utilizado ningún equipo o medio electrónico, ni que hubiera emitido orden alguna para favorecer al grupo delictivo señalado en este caso".    

“Del análisis de su situación patrimonial y el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, no apareció dato alguno o síntoma de obtención de ingresos ilegales o acrecentamiento de su patrimonio fuera de lo normal, de acuerdo con sus percepciones en el servicio público”, dijo la FGR.

En su declaración ministerial en México, el General Salvador Cienfuegos se dijo inocente de los cargos que le imputaron en Estados Unidos, a los cuales calificó de “fantasiosos”. Argumentó que a lo largo de seis décadas en el Ejército siempre actuó con honor y lealtad.

“En lo personal, he sido afectado significativamente en mi prestigio y liderazgo formado con trabajo y entrega, siendo ejemplo de honor y lealtad, por casi seis décadas de servicios ininterrumpidos, de día y de noche, con disposición diaria y permanente, alejado de la familia muchas veces y exponiendo la vida otras más”, dijo el General.

Cienfuegos cuestionó que la DEA haya dado por ciertos supuestos mensajes interceptados en los que “El H-9” ofrece 10 millones de pesos “con motivos que rayan en la estupidez, como el hecho de que se va a llevar un golpe de Estado (…) es francamente ridículo y más ridículo que los especialistas de la DEA dieran crédito a que efectivamente esos mensajes eran míos”, dijo.

En sus conclusiones, la FGR dijo que “no fue posible localizar ningún número telefónico con los actores que realizan conversaciones”. Esto en referencia a Francisco Patrón Sánchez, extinto líder del Cártel H-2; quien según la DEA sostenía conversaciones por BlackBerry con el General Cienfuegos. La FGR tampoco encontró comunicaciones con Ricardo Patrón Sánchez, “El H3” o “Diabólico”.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg