Dadas las licitaciones de fin de año que realizan tanto el gobierno federal como otras entidades públicas, no es inusual hablar por estas fechas de los vales.

Este 2019, sin embargo, la situación no ha sido sencilla para ese negocio, porque a sus clientes (las empresas) tampoco les ha pintado muy bien el escenario.

De ahí que se tenga un comportamiento plano, sobre todo en vales de despensa, ya que el nicho de gasolina con 1 millón de tarjetas, ha crecido por la importancia de tener sistemas de control.

En vales de despensa, que es un sostén para la familia, son 9 millones de trabajadores de 50,000 empresas y con un consumo promedio de 850 pesos mensuales.

Ya existe el plan en la Asociación de Sociedades Emisoras de Vales (Aseval) de actualizar, vía un despacho externo, las cifras del mercado. En su caso agrupa a seis empresas protagónicas: Up Sí Vale, de Gerardo Yépez; Edenred, de Andrea Keller; Sodexo, de Thierry Guihard; Efectivale, de Pedro de la Peña, y One Card, de Óscar Ramos.

Pero un asunto que Aseval mantiene como prioritario es lograr la deducibilidad 100% para el Monedero Electrónico de Comida (MEC). Ya se acercó con el Servicio de Administración Tributaria, al que le gustó la propuesta por su trazabilidad, amén de que puede contribuir a formalizar a muchos restaurantes. Aseval, cuyo presidente ejecutivo es Marco A. Martínez Vázquez, también presentó su idea a la Unidad de Política de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público , que lleva Francisco Arias.

Se espera tener otra reunión en enero para ampliar la discusión que se busca no se incluya como prestación social, sino como gasto con topes, horarios y unos 80 pesos diarios de ayuda al trabajador, que impactaría en 80% que ganan entre uno y cinco salarios mínimos. Dada la mayor visión social del gobierno y el grave problema de la obesidad, el MEC ayudaría a que el empleado acceda a menús sanos. Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados, de Francisco Fernández Alonso, es otro promotor.

El MEC se validaría vía unas reglas misceláneas de la Ley de Ayuda Alimentaria que se aprobó con Felipe Calderón, y en la que sólo se deduce el gasto en comedores o en servicios de bufet.

Los vales de restaurante significan sólo 100,000 usuarios, cuando en Francia son el motor del negocio. En Brasil se tiene el PAT que incluso ha ayudado a incentivar al campo.

Habrá que ver el derrotero de esta propuesta de Aseval.

CDMX, 1 millón de m2 de oficinas vacíos

En el contexto de 11 meses consecutivos de la industria a la baja y con una caída de 4.7% de la construcción, la inversión inmobiliaria sigue de capa caída y con una expectativa incierta. La ADI, de Enrique Téllez, no ha dejado de empujar para reactivar los proyectos detenidos, pero de entrada se calcula que sólo en la CDMX hay 1 millón de m2 de oficinas desocupados, superficie que equivale a toda la oferta de Monterrey. Así que mucha paciencia.

Ortega y Moser dejan Morgan Stanley

Con un mercado bursátil apagado, también en las firmas financieras hay ajustes. La semana pasada, Alejandro Ortega dejó el timón de banca de inversión de Morgan Stanley. En esa firma, que lleva Jaime Martínez Negrete, también salió Charles Moser, quien además de Pemex y la SHCP tenía a su cargo las emisiones de deuda de soberanos de AL. Así que reestructura.

Garum, de Beyruti, en La Liste

Recién se dio a conocer La Liste 2020 con los 1,000 mejores restaurantes del planeta. Esa guía se basa en la recopilación de millones de opiniones por Internet. De México se incluyeron 33, y entre ellos está Garum, propuesta gastronómica de GINgroup de Raúl Beyruti. Obtuvo una puntuación de 89.5 con base en la calidad del servicio y, por supuesto, de sus platillos.

Alberto Aguilar

Periodista y Economista

Nombres, Nombres y... Nombres

Periodista y economista. 40 años de carrera. Fundador de Don Dinero.