Telefónica Movistar consiguió en la primera mitad de 2019 uno de sus mejores semestres financieros y operacionales que no lograba en México desde el 2016, gracias a un significativo incremento del tráfico de datos que cursó sobre su red de telecomunicaciones, apoyado además por un mejor aprovechamiento de la misma, el despliegue de nuevos planes de servicios ilimitados que le reportaron 172,000 nuevos clientes de contrato al arranque de año y por el lanzamiento de productos de valor agregado como Movistar Play en 37 ciudades de la República a medio semestre.

La compañía cerró junio de 2019 con 4.3% menos usuarios totales que en 2018 y ubicó su cartera general de consumidores en 25 millones 139,300 accesos, pero incrementó en 1.0% sus clientes de pospago y estos representaron el 10.1% de su base general de usuarios en el país, aproximadamente 2.4 millones de suscripciones de ese tipo, con un ARPU promedio de 10.8 euros, contra los dos euros que registró de sus clientes de prepago en ese rubro.

Movistar movilizó un tráfico de datos equivalente a 226,000 terabytes en su red de telecomunicaciones durante el periodo, 123.41% más que en el primer semestre de 2018 y 32.69% todavía arriba de lo conseguido por la compañía en el siguiente trimestre de ese año, al cierre de septiembre.

Esos números cuentan entonces que los usuarios propios de la compañía aumentaron su consumo de datos y que la docena de operadores móviles virtuales que le tienen contratados servicios de capacidad a Movistar usaron más la red de este operador en la primera mitad de 2019 que un año atrás, en tanto que la subsidiaria mexicana de Telefónica mejoró el aprovechamiento de su infraestructura y que además ha iniciado la explotación plena de la banda de 2.5 GHz que compró en agosto de 2018 para reforzar su oferta de servicios móviles avanzados, principalmente en localidades urbanas, las más rentables del mercado.

 

La última ocasión en que Telefónica reportó un incremento tan significativo en el tráfico de datos sobre sus redes ocurrió en la primera mitad de 2016, con un crecimiento de 153.25% en el primer trimestre y de 135.64% en el periodo enero-junio de ese año. En 2015 el tráfico de datos mandado por Movistar en su red también había crecido 73.57% en aquel primer semestre frente al primero de 2014, pero entonces la telefónica reportaba todavía un mayor ingreso a partir de su negocio de voz aquí, según los reportes financieros de Movistar a la Bolsa de Madrid.

Movistar maximizó el aprovechamiento y amplió la cobertura de su red LTE en el primer semestre del 2019, dado que la penetración de esa tecnología pasó de un alcance de 22% en la primera parte de 2018, a 31% en el mismo lapso de 2019. A junio de este año, 7.6 millones de usuarios, un tercio de sus abonados totales, son atendidos con red 4G LTE, 34.5% más que un año antes.

La inversión de Movistar en el primer semestre sumó 47 millones de euros, 35 millones de euros invertidos solamente en el segundo trimestre.

Todo eso se reflejó en los ingresos de Movistar para el primer tramo del 2019, dado que sus ingresos por datos móviles repuntaron 13.3% y se expandieron en 3.4% en crecimiento orgánico para la medida semestral y en 38.6% y en 19.7% orgánico sólo en el segundo trimestre del año.

Los ingresos de Telefónica Movistar en México, gracias a los positivos datos de su red, crecieron 6.6% interanual en junio, hasta los 611 millones de euros, contra 574 millones de euros del año anterior. En la escala trimestral, el incremento para el periodo abril-junio de 2019 fue de 6.2%: 311 millones de euros, contra 297 millones de euros del mismo trimestre de 2018.

La compañía consiguió un crecimiento real orgánico de 0.1% en su negocio mexicano en la primera mitad del 2019, luego varios trimestres de caídas financieras, por ejemplo en la primera mitad de 2016, cuando pese al repunte de su tráfico de datos, sus ingresos cayeron 1.4% en moneda mexicana.