Movistar invirtió 2,861.3 millones de pesos para compra y refrendo de espectro radioeléctrico en México durante su ejercicio de 2018, de los que 700 millones de pesos fueron para la compra de dos bloques nacionales de frecuencias en la banda de 2.5 GHz y 2,161.3 millones de pesos para renovar sus concesiones en el espectro de los 1900 MHz o de PCS, de las que Movistar es hoy la principal concesionaria en el país.

Telefónica dijo en un reporte financiero que el año pasado invirtió 33 millones de euros para asegurarse 40 Megahertz en la banda de los 2.5 Gigahercios y 102 millones de euros más para refrendar sus frecuencias en los 1900 MHz (1.9 GHz), que a la fecha suman 59.34 MHz de esas señales en manos de Movistar, sus diversas subsidiarias en México y con alcance nacional y regional.

Con estas compras y refrendos, Movistar elevó a 17.36% su tenencia espectral total en el país con su trozo de 2.5 GHz, que sumado a sus señales en las bandas de 850 MHz y en los 1900 MHz, cerró el 2018 con una cartera de 103.85 Megahertz para ser explotados en servicios móviles o inalámbricos fijos, según convenga a la estrategia comercial de la marca.

Movistar insiste en modificar la política de precios del espectro

Los recursos invertidos el año pasado por Telefónica en compra y renovación de espectro equivalen al 11.48% de sus ingresos totales de 2018 en México y a 10.10% en comparación con los de 2017, aunque la compañía ha comentado en prensa que esas inversiones equivalen o superan el 15% de sus ingresos anuales acumulados en el país y que es un nivel de pagos al Estado muy por arriba de la media internacional, pues en otros mercados de América Latina ese tipo de cuotas no superan el 4.0% de los ingresos anuales acumulados de los operadores.

En 2018, Movistar también compró 30 MHz de espectro en la banda de 2.6 GHz de Argentina, de acuerdo con TeleSemana. Por esas frecuencias pagó 21 millones de euros, que, en lectura llana, equivalen al 0.9% de los 2,315 millones de euros que la marca ingresó en todo el año en ese país.

Por separado, Telefónica pagó 18 millones de euros por 30 MHz en la banda de 1900 MHz en El Salvador en el primer trimestre de 2019, que se contabilizaron como parte de todo el negocio de Centroamérica, cuyos ingresos totales para la empresa sumaron entonces 189 millones de euros, es decir que la empresa pagó allí por esas frecuencias un equivalente a 9.52% de sus ingresos del periodo.

El impacto de pagar por espectro caro en México

Para la empresa, haber pagado 135 millones de euros o más de 2,861 millones de pesos significa una presión distinta para su balance financiero de cada año, pues en 2017 ingresó 1,336 millones de euros por sus operaciones en el país y 1,175 millones de euros en 2018, el año en que tuvo que comprar espectro y renovar aquellas frecuencias de 1.9 GHz que estaban cerca de su vencimiento luego de 20 años de explotación.

Los 135 millones de euros por las bandas de 2.5 GHz y de 1.9 GHz también equivalen al 45.6% a los ingresos totales de Movistar en el primer trimestre de 2019 y a 48.7% de las entradas de entre enero y marzo de 2018. Y también están 5.9% arriba, si se les compara con los 127 millones de euros que Movistar ingresó en México en los primeros tres meses de 2019 por sus servicios de datos, los de valor agregado.

Telefónica Movistar no desglosó si lo invertido en la renovación de su banda de 1900 MHz también incluye los compromisos por renovar 30 MHz regionales de ese espectro de 1.9 GHz que originalmente fueron de SAI de Grupo Hermes y con cobertura en el sur-sureste mexicano, pero que terminaron en manos de Movistar en 2017 tras una acuerdo de traspaso entre ambas compañías por un valor de 4 millones de euros u 82 millones de pesos de ese año.

La compañía es el primer tenedor de frecuencias de 1900 MHz en México, resultado de un intercambio de esas señales con AT&T, quien traspasó señales de 1.9 GHz a Movistar a cambio de otras de AWS (1.7/2.1 GHz), una acción con la que Movistar se concentró en esta banda y dijo al mercado que no competiría por más frecuencias radioeléctricas en el país en la licitación de 2014-2015, la primera de espectro para servicios móviles que organizó el regulador del sector tras su creación en 2013.

Telefónica Movistar enfrenta aprietos financieros y debido a ello, a finales de 2018 se vio obligada a vender activos de fibra óptica a las empresas Even Telecom y Neutral Networks en las mismas fechas en que tuvo que dar cumplimiento a los refrendos de sus concesiones en la banda de 1.9 GHz y también debió pagar en esas fechas por su espectro de 2.5 GHz. Todo ello ha complicado a Movistar elevar más allá del 29% la penetración de sus redes LTE en el país.