Grupo Aeroméxico volvió a registrar los impactos del Covid-19 al transportar durante mayo a 135,000 pasajeros, lo que implicó un desplome del 92.4%, respecto a igual mes del 2019. La continuidad de operaciones en el país permitió que atendiera a 124,000 viajeros nacionales, el 89.1% menos que el año pasado, y a 11,000 internacionales, lo que significó una baja del 98.3 por ciento. La oferta del grupo, medida en asientos-kilómetro disponibles (ASKs), disminuyó el 76.6% año contra año.

En un comunicado, se informó que, durante el mes referido, Aeroméxico realizó 83 operaciones charteras de carga de largo alcance rentables, lo que representó el 66.7% de la capacidad operada. Dichos viajes fueron contratados por el gobierno federal para el traslado de equipo médico desde China.

El mal momento que vive el sector aéreo por la pandemia fue descrito recientemente por el director de Aeroméxico, Andrés Conesa, quien afirmó:  Nos encontramos en un entorno sin precedentes, donde la industria de la aviación ha sufrido el daño estructural más fuerte en su historia. Se ha tenido una caída drástica en la demanda de pasajeros y se calcula que los niveles que se tuvieron en el 2019 no regresarán hasta el 2022.

Con la premisa de que la recuperación será gradual y “que el mercado doméstico de cada país será el que presente una recuperación más rápida”, a partir de este mes, las dos aerolíneas del grupo (Aeroméxico y Aeroméxico Connect) han incrementado sus vuelos.

Por ejemplo, el viernes pasado actualizó su calendario de actividades para el presente mes y comunicó que saliendo desde la Ciudad de México reiniciaba desde este lunes con siete vuelos semanales sus operaciones a Aguascalientes, León, Querétaro y San Luis Potosí.

Además, de Campeche, Ciudad Obregón, Durango, Los Mochis, Matamoros, Minatitlán, Nuevo Laredo, Tampico y Veracruz operan cuatro vuelos semanales y subirán a cinco en la segunda quincena del mes.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx