Un juez mexicano concedió un recurso legal a Bayer AG contra una política del Gobierno para prohibir el glifosato, de acuerdo con un fallo visto por Reuters, otorgándole un respiro temporal frente a la gradual prohibición del herbicida ampliamente utilizado.

Bayer es uno de los principales fabricantes mundiales de glifosato, que comercializa bajo la marca Roundup. La sentencia del 14 de abril argumenta que de impedirse el uso del glifosato se correría el riesgo de afectar "la producción agroalimentaria y, por ende, la seguridad y soberanía alimentaria", lo que podría obligar a México a importar más maíz.

En una declaración a Reuters, Bayer defendió el historial de seguridad del glifosato, subrayando que el caso legal está en curso y que aún debe emitirse una resolución definitiva. El presidente López Obrador emitió un decreto a finales del año pasado que pretende prohibir completamente el herbicida para 2024, pues lo ha calificado como tóxico.