Las empresas han asumido un compromiso para impactar, en lo menor de lo posible, el empleo en México; de ahí que, desde ahora, se trabajen en planes y acuerdos para hacer frente a la contingencia sanitaria por la propagación del coronavirus Covid-19.

Fernando Yllanes, presidente de la Comisión de Seguridad Social y Recursos Humanos de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), comentó que en algunas empresas “ya estamos preparándonos para anticipar pagos de vacaciones o días festivos, para buscar la manera de que se lesione menos la economía de los trabajadores y desde luego, también dentro de las posibilidades de las empresas, las cuales en el mejor de los casos pueden contar con una reserva”.

“Hemos estado preparándonos también con sensibilización de un uso adecuado y correcto de los recursos del dinero. Les hemos dicho a los trabajadores que cuiden su gasto porque pueden venir épocas difíciles, aún no sabemos las dimensiones que vaya a tener esta emergencia sanitaria, pero desde luego sí afectará la organización social que tenemos en el país, va a afectar la situación económica del país, afectará la situación económica de las empresas y afectará la situación económica de los trabajadores y sus familias”, dijo Yllanes.

En ese sentido, comentó que “realmente yo dudo mucho que las empresas estén preparadas para una contingencia sanitaria porque era muy improbable que sucediera, nadie se lo imaginaba, todos nos estábamos preparando para una posible contingencia económica cíclica que se da cada 10 o 15 años a nivel mundial, pero no estábamos preparados para esta contingencia sanitaria”.

No obstante, consideró que “existe un compromiso del sector empresarial para no utilizar la medida de mayor impacto que sería quedarse sin empleo y sin salario. El compromiso que se ha hecho con este sector es hacer el mayor de los esfuerzos para evitar prescindir de los empleos, hacer el esfuerzo máximo, que esa sea la última salida antes de eso hacemos los famosos paros técnicos así dividimos días de trabajo y ganamos aunque sea una cantidad de dinero”.

Sostuvo que, si bien la ley incluye esquemas para disminuir la carga laboral ante contingencias, no es la opción que están buscando la mayoría (pagar un mes de salario o aplicar el pago de un salario mínimo por día por el tiempo que dure la contingencia), sino que “hay un compromiso grande dentro del sector privado, me parece que hay consciencia en todos para cuidar a sus trabajadores”.

Amedirh, mantener al talento, al menor costo

Mauricio Reynoso, director general Asociación Mexicana de Empresas en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh), dijoque “hay que proteger el empleo, aunque la gran duda es de cuánto tiempo estamos hablando, y hasta dónde podemos llegar; pero sin duda fomentar el home office es una alternativa”.

Quedarse sin talento tiene un alto costo, “por eso mismo lo primordial es cuidar la integridad de los colaboradores”, y habilitar, de la mejor manera las alternativas como el trabajo en casa, y en el caso de que no es posible desarrollar esquemas viables como jornadas escalonadas e incluso los paros técnicos.

“Con plataformas de comunicación es posible tener interacción y mantener los reportes. El tema es con la persona que necesitas en piso, ahí hay que manejar turnos; se puede disminuir el número de persona, pero están rotando para que no esté el personal expuesto. y en el caso de manufactura hay que esperar a ver cuánto aguantan, en tanto no haya una determinación oficial”, dijo Reynoso.

kg