Este año el gobierno federal se dio a la tarea de hacer una análisis sobre la economía nacional y

uno de los puntos relevantes reveló la disparidad del desarrollo económico entre las regiones,

sobre todo en el sur del país, y la necesidad de buscar un mayor equilibrio en el ritmo de

crecimiento para las áreas económicas en las diferentes zonas de México.

NOTICIA: Rosario Robles defiende las Zonas Económicas Especiales

Con base en ese diagnóstico, el 6 de julio pasado el presidente Enrique Peña Nieto anunció la

creación de tres Zonas Económicas Especiales (ZEE), entre cuyos objetivos estratégicos está la

atracción de inversiones y la generación de empleos de calidad, que aceleren el desarrollo

económico en el sur del país, el cual ha estado rezagado desde hace décadas del crecimiento

industrial que se registra en el centro y norte del territorio nacional.

La mirada en el sur

Estas zonas estarán ubicadas en Puerto Madero, Chiapas, Lázaro Cárdenas, Michoacán y en el

corredor transístmico que va de Coatzacoalcos, Veracruz, a Salina Cruz, Oaxaca, las cuales

contarán con beneficios fiscales y laborales para las empresas que allí se instalen, un régimen

aduanero especial, marco regulatorio ágil, infraestructura de primer nivel, programas de apoyo en capital humano, financiamiento e innovación, y otros estímulos y condiciones preferenciales , de acuerdo con la iniciativa presentada al Legislativo el 29 de septiembre por el titular del Ejecutivo Federal.

Los lugares elegidos para la instalación de las Zonas Económicas Especiales tienen una vocación

económica definida, pero recibirán el impulso federal para que logren la diversificación y de esa

manera hacerlos más atractivos a la iniciativa privada.

NOTICIA: Concamin sugiere agrupación clúster de zonas económicas especiales

Por ejemplo, la actividad económica predominante en Puerto Chiapas es la exportación

agroalimentaria y se busca potencializar; en Lázaro Cárdenas predomina el movimiento de

minerales y vehículos, y en el Istmo las actividades energéticas y petroleras.

Impacto geográfico

Las tres ZEE estarán asentadas en torno a cuatro puertos, cada una de las cuales abarcará una

superficie de 500 hectáreas, pero su influencia directa podría expandirse hasta 1,000 hectáreas a

la redonda, aseguró el titular de Banobras, Abraham Zamora.

En los puertos y la zona transístmica están detectadas 8,562 hectáreas; algunos son terrenos

federales, y de ser necesario se realizarán expropiaciones, ya que se busca que el gobierno sea

dueño de la tierra y que sea territorio federal.

La operación de las ZEE será la de un ecosistema económico en el que confluirán dos autoridades:

la Administración Portuaria Integral existente y la figura de un administrador de la zona que se

designará en el primer semestre del próximo año, mediante licitación pública, como si fuera un

grupo aeroportuario.

NOTICIA: Puerto Chiapas no cumple requisitos para ser una ZEE

De acuerdo con el titular de Banobras, cuando llegue el administrador integral, él será el

encargado de hacer el plan maestro específico del área industrial , donde se realizarán inversiones en infraestructura y se buscará atraer a empresas, pero también será el responsable en caso de que una zona no funcione, por lo que podrá ser sancionado y la concesión será retirada.

Las Zonas Económicas Especiales, además de que serán regidas por una ley, cuentan con el

respaldo y compromiso de los gobiernos municipales, estatales y congresos locales, lo que de

entrada garantiza su permanencia, seguimiento y ejecución.

Finalmente, el Congreso de la Unión, a través de la Cámara de Diputados, aprobó el pasado 14 de

diciembre la legislación que sentó las bases para la creación de las ZEE, y se espera que en los

primeros meses del año entrante cada una de las tres zonas sea anunciada formalmente por el

presidente Enrique Peña Nieto.

El plan de trabajo implica que durante el próximo semestre serán licitadas las figuras de

administrador para cada una de las ZEE creadas por el gobierno federal.

A partir del próximo año y durante el 2017 se diseñarán los planes de infraestructura y se

realizarán las primeras obras en campo, con el fin de que en el 2018 ya estén llegando e incluso

operando las primeras inversiones o empresas ancla.

[email protected]