México es uno de los pocos países que ha sorteado con un importante crecimiento económico el contexto de la crisis mundial, aseguró la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

No obstante, confirmó que México, igual que Canadá y el resto del mundo, quedará expuesto al impacto que tendría la caída de Estados Unidos, en el llamado abismo fiscal, si es que las autoridades de EU no consiguen un acuerdo que destrabe la entrada en vigor de impuestos y recortes al gasto, prevista para enero próximo.

En conferencia de prensa dictada al término de la última reunión que preside México, de ministros de hacienda y gobernadores del G-20, la funcionaria reconoció que el organismo se mantiene en pláticas con las autoridades mexicanas para la renovación de la Línea de Crédito Flexible (LCF), pero omitió dar más detalles, pues la negociación está en curso.

La funcionaria externó también que México es uno de los países que se ha comprometido a otorgar un préstamo bilateral al organismo para apuntalar su capacidad de financiamiento, pero se disculpó por no poder precisar la fecha y monto exacto del apoyo mexicano.

LAS FORTALEZAS

La LCF es un producto financiero del Fondo que sólo se ha extendido a tres países: Colombia, Polonia y México, por ser los únicos que han solicitado la apertura de una línea de crédito que reforzaría, de requerirlo, las reservas internacionales.

El acceso a esta herramienta es limitado a los países que gozan de estabilidad financiera y económica. La LCF de México equivale a unos 73,000 millones de dólares y la cobertura finaliza en enero próximo.

El organismo mantiene un pronóstico de crecimiento para México de 3.8% para este año, un incremento que está por arriba de la expectativa del PIB mundial, que es de 3.6 por ciento. Y espera un desempeño del PIB mexicano de 3.5% para el 2013, que es una décima debajo del producto global.