El Banco de México (Banxico) recortó su expectativa de crecimiento para este año y anticipa que incluso podría registrarse una tasa negativa del Producto Interno Bruto (PIB).

Según sus cálculos, el PIB del 2019 podría ubicarse en un intervalo de -0.2 a 0.2% con un nivel promedio de nulo crecimiento, que está debajo del rango previsto por ellos mismos en agosto, cuando consideraban viable alcanzar una tasa de crecimiento entre 0.2 y 0.7 por ciento.

La nueva estimación para el PIB de este año resulta la más baja prevista por el instituto central para la economía desde la Gran Recesión del 2009, cuando anticipó una contracción de 7% para el producto mexicano. A pesar de considerar en el piso de su rango estimado del PIB una tasa negativa, el gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León, destacó que el diagnóstico del instituto para el ciclo económico es de un estancamiento.

Argumentó que en el banco central no identifican el desempeño que ha tenido la economía mexicana con los criterios contenidos en la definición internacional de recesión técnica, indicados por el National Bureau of Economic Research (NBER) de Estados Unidos, donde se observa una caída generalizada en todos los sectores de la economía.

Al presentar el Informe Trimestral, el gobernador del Banxico destacó que, ante los datos arrojados por la economía en los sectores industrial y de servicios, el instituto central ajustó también su expectativa de recuperación que considera que iniciará en los primeros meses del 2020, pero será mucho más lenta y paulatina de lo anticipado en agosto.

Inversión, el gran ausente

Ante este desempeño que ha mostrado la economía, el Banxico también recortó el intervalo esperado de crecimiento del PIB para el 2020, a uno que va de 0.8 a 1.8%, desde el que tenía en agosto, entre 1.5 y 2.5 por ciento.

Es decir, descarta que la economía pueda alcanzar la expansión supuesta por el gobierno federal en el Presupuesto de Egresos de la Federación aprobado para el año entrante, que es de 2% puntual.

Consideró que un determinante para acelerar la recuperación de la economía sería la inversión, por lo que hizo un nuevo llamado al respeto del Estado de derecho y confió en que el Acuerdo Nacional de Infraestructura será un estímulo para el PIB a través del desarrollo de los proyectos.

Banxico: 7 riesgos para el pronóstico del PIB

  1. El agravamiento de las tensiones comerciales
  2. La prolongación del proceso de ratificación del tratado comercial con Estados Unidos y Canadá
  3. Nuevos episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales
  4. Desaceleración mayor a la esperada de la economía y comercio global
  5. Mayor persistencia en la debilidad de los componentes de la demanda agregada
  6. Deterioro de la calificación de la deuda soberana o de Petróleos Mexicanos (Pemex) 
  7. Un ejercicio del gasto público menor a lo esperado en el 2020

Descontados, recortes de calificación

En la misma conferencia, el subgobernador Jonathan Heath precisó que el deterioro de la calificación del soberano y de Pemex sería un riesgo a la baja para la estabilidad de los mercados.

Indicó que, como el mercado evalúa los riesgos día a día, ya hay muchos indicadores que ya dan por descontado un posible recorte de calificación para las emisiones de la petrolera en un escalón, así como dos recortes en la nota soberana de México.

De manera que, al confirmarse las acciones sobre alguno de los citados emisores, “habría algo de ruido en el mercado que no irá más allá de un par de semanas”, pues realmente los recortes ya están descontados.

Activos resisten

Acerca de la resistencia observada por el tipo de cambio ante los choques externos que se han presentado, Díaz de León admitió que es resultado del “relativo atractivo” de las tasas de interés y de “las condiciones financieras que le han dado esa mayor fortaleza relativa”.

“Vale la reflexión de tener condiciones que en mercados internos dejen a la economía mexicana con un relativo atractivo (y) ha sido importante para que esta contaminación y contagio sean menores”, argumentó Díaz de León.

En ese sentido reconoció que “sí es una consideración que tomamos en cuenta cuando tomamos decisiones de política monetaria, así como encontrar el mejor balance entre las condiciones externas, internas y algunos de estos choques que se pueden presentar”.

Se sancionaron malas prácticas en bonos

El gobernador Díaz de León habló también sobre el proceso abierto por la autoridad investigadora de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) acerca de la posible colusión de entidades financieras en la manipulación de tasas de interés y precios de referencia en el mercado de valores, en cuya investigación forman parte Hacienda y el Banxico.

“Hay una serie de obligaciones que tienen los formadores de mercado, cuya figura implica una comunicación cercana en lo institucional con Hacienda y Banco de México. Algunas de esas prácticas (de conducta alejadas de sanas prácticas) fueron identificadas en su momento y fueron entonces objeto de multas por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Eso ya procedió en su momento y, ahora, está en marcha una investigación en el ángulo de competencia de la Cofece de la que no puedo dar detalles por estar en proceso”.