Bajo la premisa “La salud es un lujo”, se presentó en la octava edición de Luxury Lab Global 2018, Marc Murphy, proveniente de Canadá y quien desde hace 14 años es director general de la Asociación de Hoteles y Moteles de Bahía de Banderas (AHMBB) y de la Oficina de Visitantes y Convenciones (OVC) de la Riviera Nayarit, que geográficamente abarca 300 kilómetros de litoral, que comienza desde el pueblo de Nuevo Vallarta hasta San Blas, incluyendo la aldea pesquera que es Punta Mita.

Con la ideología de que “el viaje es un derecho”, Marc Murphy dijo en entrevista para El Economista que su labor es promocionar este destino turístico en México y el mundo. Comentó: “hoy en día vemos jóvenes que tienen 30 años y viven en casas de sus papás pero sacrifican tiempo y trabajan para poder salir de viaje, eso es una tendencia y son experiencias”.

Murphy comenta que viajar es tan importante como tener casa y alimento, acentuando que los lugares que cuentan con mayor riqueza cultural son los que más conectan con el turismo.

“La salud va más allá de hacer ejercicio, esto se ve reflejado en muchos de los hoteles, por la forma en la que sirven en los restaurantes, desde hace unos años vemos los menús enfocados al vegan o con ingredientes locales. Esto ha sido una moda y una tendencia, de cómo apoyar en la generación de una industria socialmente responsable, así como el apoyo a vendedores locales. hoy en día esto es lo que el turismo de lujo está buscando”.

El director de Riviera Nayarit tiene a su cargo alrededor de 100 hoteles, de los cuales todos se suman a las exigencias del cliente. Ofrecen lo que el turista busca: No dejar una huella negativa en el planeta.

Dijo que “tanto en lo social como en el medio ambiente, (los turistas) buscan ingredientes locales, artesanos locales e identidad regional. Simplemente respondemos a las tendencias porque la gente que nos visita sabe que hay un porcentaje monetario para los artesanos que plasman su trabajo, por ejemplo: los tapetes huicholes que vemos en varios hoteles”.

La cultura es una de las estrategias que usan para tener flujo de turismo nacional e internacional. Murphy aseguró que “la experiencia por la que vienen los extranjeros es por sentir; el turismo de hoy es querer regresar a la comunidad. Cuando alguna persona va a una feria y los artesanos hacen algo tradicional y el turista es testigo, lo que se lleva es la experiencia, y esa misma experiencia es la que lo hace volver”.

Marc Murphy, al mando de distintos hoteles de lujo, mencionó que, de 100%, 70% prefiere los deportes extremos, mientras que 20% se va por viajar en yate y 10% prefiere la pesca o volar papalotes.

[email protected]