La volatilidad del tipo de cambio entre el peso mexicano y el dólar estadounidense y las afectaciones a las cadenas de suministro ocasionadas por el coronavirus pintan un panorama complicado para la industria de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en México, según consultores especializados en esta industria.

Esta caída llega después de que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador había abierto la llave para la adquisición de tecnología, la cual mantuvo cerrada en buena medida durante 2019. La decisión del gobierno federal reconfortó a los proveedores TIC, que ahora ven desaparecer esa esperanza gracias a los efectos que ha ocasionado la pandemia del coronavirus.  

De acuerdo con Ricardo Zermeño, director de la consultoría Select, aunque el año comenzó para esta industria de forma lenta, en comparación con un cierre más dinámico del 2019, los fabricantes, los operadores de telecomunicaciones, los vendedores mayoristas y los proveedores de servicios de TIC y de nube ven desde hace varias semanas cómo el crecimiento esperado de hasta 4.2% para la industria en 2020 se esfuma.

"Indudablemente va a haber una caída, sobre todo si el dólar sigue tan caro, porque, en el sector de TIC, la importación es un componente muy importante, que no tarda en reflejarse en los precios. En un entorno económico de contracción, traes una subida de precios para ciertos sectores de la industria y eso impacta de manera muy negativa", dijo Zermeño.  

Esto concuerda con la perspectiva de la industria TIC a nivel mundial que ha realizado la consultoría Forrester Research, para la que las probabilidades de una caída en el mercado tecnológico durante 2020, aumentaron hasta 50% en las últimas semanas. El mejor escenario, proyectan, será aquel en el que la industria TIC tendrá un incipiente crecimiento de 2% anual, cuando al menos en los últimos cinco años, la industria creció a tasas superiores a 4 por ciento.  

Según la consultoría, esto supone que Estados Unidos y otras economías importantes caigan en la primera mitad del 2020, pero que se recuperen en la segunda mitad del año.  

"También hay una probabilidad del 50% de que los mercados tecnológicos estadounidenses y mundiales disminuyan en un 2% o más en 2020 si se produce una recesión completa", escribe Forrester Research, para la que el gasto en equipos informáticos y de comunicaciones (computadoras y smartphones) será el más golpeado, con reducciones de entre 5 y 10 por ciento.    

Los servicios de consultoría tecnológica, la integración de sistemas y el software están entre los subsegmentos del sector tecnológico que tendrán un decrecimiento de entre 2 y 5% en el 2020, según Forrester Research.

En México, desde el 28 de febrero, cuando el gobierno federal anunció la aparición del primer contagiado por Covid-19 en México, hasta el momento, el número de personas infectadas asciende a 993, con 2,564 casos sospechosos y 20 personas fallecidas. El gobierno federal ha impulsado una campaña nacional para que quienes puedan quedarse en casa lo hagan, lo que ha afectado las operaciones de distintas industrias en el país, como el turismo, los restaurantes y también el sector TIC.  

Coronavirus impactó desde febrero

Según la encuesta mensual de expectativas de los negocios TIC hecha por Select, desde febrero pasado, el optimismo de los empresarios TIC en México cayó 6.5 puntos, la mayor caída para este indicador en al menos un año, una perspectiva aún más pesimista que cuando el gobierno federal dejó de invertir en tecnología.

Ricardo Zermeño acusó, que desde el cierre de febrero pasado, cuando la consultoría comenzó a indagar alrededor de las afectaciones que tendría el Covid-19 para la industria tecnológica, más de 60% de los consultados dijo que ya veía impactos en su operación a causas del coronavirus, aunque sólo una minoría creía que dichas afectaciones serían graves.  

"Traemos un parteaguas histórico a nivel mundial, con la entrada de la cuarentena en distintos niveles. Esto empezó con la cuarentena en China y desde ahí empezaron a verse dificultades en las cadenas de suministro, que en el caso de la electrónica, son muy importantes, lo mismo que en el caso del sector automotriz", dijo Zermeño, quien añadió que estas dificultades se han extendido y ahora, casi un mes después, "nos están afectando cada vez más".

Aunque Zermeño no se atreve a dar aún una proyección alrededor de los efectos que tendrá la emergencia sanitaria del coronavirus en la industria tecnológica, advierte que entre las principales afectaciones que los empresarios han observado y que, esperan, se incrementen, se encuentran la reducción en ventas, falta de insumos, la cancelación y aplazamiento de eventos, tiempo de entrega más largos y la posposición de proyectos.  

[email protected]