La desaceleración de la economía (algunas estimaciones ya ubican el crecimiento en menos de 1.0% al cierre del 2019) ya ha impactado en el otorgamiento del crédito, ello, aun y cuando la banca sigue con números fuertes.

Verónica Chau, directora senior de Instituciones Financieras para Fitch México, explica que dado que el consumo y la inversión están estancados como consecuencia sobre todo de la incertidumbre que se vive en el país, la estimación de la agencia es que el crédito crezca entre 6 y 8% este año. Ello contrasta con el aumento de doble dígito que había tenido durante los últimos años.

Alejandro Tapia, director de Instituciones Financieras para Fitch América Latina, refiere por su parte que la desaceleración de los créditos bancarios se ha visto desde inicios del 2019 e incluso desde finales del 2018, pues el crecimiento ha sido recientemente de alrededor de 10%, cuando en años previos fue entre 12 y 14 por ciento.

En este sentido, comenta que lo que Fitch está vigilando con mayor énfasis en este momento es el tema del crecimiento económico, el cual está muy relacionado con el crédito que otorga la banca.

En línea con la baja en el soberano de inicios de junio por el efecto Petróleos Mexicanos (Pemex), al cual se le bajó la calificación, Fitch también revisó las calificaciones de 17 instituciones financieras, incluidos los siete bancos comerciales más grandes y los que conforman la banca de desarrollo. Estos movimientos los ratificó apenas la semana pasada en el llamado G7 (BBVA, Banorte, Citibanamex, Santander, HSBC, Scotiabank e Inbursa).

Sin embargo, Verónica Chau aclara que el resto de los indicadores de la banca, como la rentabilidad y capitalización, sigue fuerte, y aunque hay un moderado deterioro en la calidad de los activos, sobre todo en lo relacionado con pequeñas y medianas empresas (pymes), los índices de morosidad de la banca hoy día siguen históricamente bajos, y están en alrededor de 2%, si acaso mayor en los créditos al consumo.

“Hay algún moderado deterioro en la calidad de activos, sobre todo en pymes, sin que esto signifique que vaya a ser una situación relevante”, señala la especialista.

En las últimas semanas, diferentes áreas económicas de grupos financieros han movido a la baja los pronósticos de crecimiento del Producto Interno Bruto del país para este año, incluso algunos hasta a 0.5 por ciento.

Tanto Alejandro Tapia como Verónica Chau detallaron que la revisión de la semana pasada a los siete bancos comerciales más grandes por parte de Fitch es sólo la afirmación de lo que hicieron a inicios de junio, tras la baja en el soberano por la situación financiera de Pemex, y que obedece a una revisión regulatoria anual. “Se afirmaron los ratings de los bancos”, dice Tapia.

En cuanto a si la situación de Pemex, cuyo Plan de Negocios presentado la semana pasada no ha sido del todo bien recibido por los mercados, puede afectar más en las calificaciones de los bancos, Chau señala que hoy por hoy, las notas del soberano están estables, y hay un plazo de entre 18 y 24 meses para poder revisar.

“Lo que estamos vigilando es el tema del crecimiento económico,pues está muy relacionado con el crédito de la banca”, comenta Tapia.