México realizó en el 2016 la más grande transferencia neta de recursos al exterior para cubrir el pago de intereses de la deuda contratada por el gobierno y el sector privado, correspondiente a 25,968 millones de dólares, se consigna en estadísticas del Banco de México (Banxico).

Ese fue el séptimo año consecutivo en el que tanto emisores privados como del sector público vieron un incremento en el pago de intereses para honrar las deudas en divisas externas que han contratado.

De acuerdo con las estadísticas del Banxico, 50.7% de estos réditos fue pagado por los emisores del sector público, esto es 13,186 millones de dólares, que, en el 2016, transfirieron para el pago de intereses. Los emisores del sector público incluyen al gobierno, empresas paraestatales y públicas como Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE); el Banxico, el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), así como gobiernos estatales y municipales.

El resto, 12,781 millones de dólares, son las transferencias que hicieron los emisores del sector privado, es decir, las instituciones de banca comercial y empresas privadas.

El Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés) ha explicado que para tener un diagnóstico sobre la exposición de los emisores de los mercados emergentes, tendría que identificarse la fluidez de los ingresos en moneda extranjera y medir en qué proporción estaría cubierta su deuda en dólares.

EU guía encarecimiento

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya había advertido, desde noviembre, de que la posición de la deuda en dólares de ambos sectores era un factor de vulnerabilidad para México ante la volatilidad esperada por el resultado electoral de Estados Unidos.

En el diagnóstico especial sobre la deuda mexicana y la posición fiscal que desarrollan anualmente, explicaron que los emisores privados habían encontrado en el mercado de deuda una alternativa a la baja intermediación bancaria.

El Instituto Internacional de Finanzas (IIF), la mayor asociación de entidades financieras de operación global, alertó también en su más reciente reporte sobre la deuda emergente de que el mayor costo del financiamiento es guiado por la tendencia de las tasas de fondeo de Estados Unidos, principalmente.

Existe preocupación por los altos niveles de deuda mundial que se observan, sobre todo en el contexto de un aumento en los costos del endeudamiento entre los mercados maduros y emergentes y la incertidumbre por el impacto económico que tendrá el cambio de políticas comerciales de Estados Unidos , se refiere en el Global Debt Monitor.

El primer aumento desde la administración de Zedillo

La información estadística del Banxico evidencia que la carga de los intereses de deuda externa total, es decir, los que incluyen al sector público y privado, comenzó a crecer en el 2010.

Sin embargo, al revisar el comportamiento de acuerdo con la administración en turno, se puede ver que en los primeros cuatro años de la administración de Enrique Peña Nieto (el quinto año está corriendo) el pago de intereses, por las obligaciones contratadas en el exterior por emisores públicos y privados, se incrementó en 5,500 millones de dólares.

Este aumento en la transferencia de recursos al exterior es el primero para un mismo periodo desde la administración de Ernesto Zedillo.

En los primeros cuatro años del gobierno de Felipe Calderón, el pago de intereses se contrajo en 348 millones de dólares.

El gran contraste del comparativo entre los gobiernos se presentó en la administración de Vicente Fox, ya que en los primeros cuatro años de la gestión, el pago de intereses por concepto de deuda se redujo en 2,085 millones de dólares.

Un año después de la Gran Recesión del 2009, que llevó al Producto Interno Bruto (PIB) mexicano a contraerse en 4.7%, el pago de intereses de la deuda se incrementó en 1,372 millones de dólares, lo que significó que para el cierre del año las transferencias para honrar estos réditos sumaron 12,790 millones.

A partir de ahí, el pago de intereses ya no regresó a niveles de 12,000 millones, que es donde fluctuaron desde 1997 hasta el 2006.

En lo que va del sexenio actual, la mayor expansión registrada en el pago de intereses por esta deuda en divisas extranjeras se dio entre el 2012 y el 2013, cuando pasó de 20,457 millones de dólares a 23,425 millones, es decir, más de 3,000 millones de dólares sólo en un año.

[email protected]