Sumar las actividades de empresas outsourcing como vulnerables al lavado de dinero y perfeccionar el pago sobre el Impuesto al Valor Agregado (IVA) son medidas que ayudarán a asegurarse que estas compañías se manejen de una manera correcta, aseguraron especialistas y analistas en materia fiscal.

Estas medidas ayudarán a mitigar ciertas inconsistencias, pues de acuerdo con cifras del Servicio de Administración Tributaria (SAT), en el 2015 sólo 31% de las empresas outsourcing presentó su declaración anual respecto del ejercicio fiscal 2014; de éstas, 12% las presentó en ceros, mientras que 50% reportó utilidades menores a 20% y 38% restante reportó pérdidas.

Eduardo López Lozano, especialista fiscal, dijo que las fallas de estas empresas no sólo lesionan al fisco sino también a trabajadores en un tema de seguridad social y acceso a la vivienda.

Por ello, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) precisó que cuando hay administración de recursos por parte de un tercero, hay que dar un aviso en materia de lavado de dinero, aunque esto no significa una operación ilícita.

Sólo es una obligación administrativa, con lo que la autoridad revisará que todo se esté trabajando dentro de la ley , acotó.

Eduardo López recordó que hay multas por no presentar estos avisos, por presentarlos tarde, presentarlos de una manera incorrecta o por falsear la información, y que las sanciones pueden ser de hasta 700,000 pesos.

Quienes deseen autocorregirse podrán escribir un documento a la UIF para, por única vez, solicitar un perdón y se condonen las multas que se han generado , aseguró.

Alberto Bazbaz, director de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, explicó que esta actividad es vulnerable al lavado del dinero, por el hecho de que es un servicio profesional por el cual alguien recibe determinados recursos cuyo origen se está generando de forma indirecta.

Al respecto, a Olga Leticia Ávila Sandoval, académica de la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana (UP), dijo que se debe entender que las empresas outsourcing constituidas y operando de manera legal no tendrán por qué preocuparse, pues están generando empleos y cumplen con sus obligaciones laborales y fiscales.

Hay que hacer esta separación y definir a las otras como empresas fraudulentas que dañan las finanzas públicas y en especial dejan en total indefensión a los trabajadores que tuvieron la necesidad de contratarse en empresas de este tipo , aclaró.

En este sentido, consideró que es una medida adecuada para identificar a las empresas fraudulentas; sin embargo, en materia de cumplimiento también van a incluir a las que sí cumplen, lo que representa una carga administrativa mayor.

Por otro lado, en la Miscelánea Fiscal para el 2016 se perfecciona el pago sobre el IVA en las empresas outsourcing para obligar al contratante a obtener del contratista copia del comprobante del pago del impuesto que éste le trasladó y de la información reportada al SAT; además, se determina que el contratista deberá presentar mensualmente información al fisco en la que desglose el IVA que trasladó a sus clientes.

Actualmente, el SAT reclama el cobro de 8,255 millones de pesos que evadieron empresas de servicios de outsourcing en los últimos tres años.

López Lozano reiteró que uno de los nuevos modos para tener mayor control sobre la economía nacional está enfocado hacia el manejo de las empresas outsourcing, pues las empresas que contraten personal por medio de éstas tendrán que informarlo a través de su nómina.

Aseguró que con todo esto se determinará quién está cumpliendo y no con la norma, lo que es un muy buen paso y es un parteaguas que hará la diferencia entre que estos esquemas continúen o definitivamente se dejen de utilizar.

En tanto que Olga Ávila considera que los cambios serán buenos siempre y cuando la modificación a la ley sea correctamente redactada, ofrezca de forma clara y objetiva los supuestos, el debido cumplimiento, así como las sanciones correspondientes.

La analista coincidió en que aún falta mucho trabajo por hacer, ya que se tiene que cerrar el círculo para tener un control absoluto sobre estas empresas.

Es necesario hacer un trabajo legislativo integral con reformas en todas las leyes relacionadas: Ley Federal del Trabajo, Ley del Impuesto sobre la Renta, Código Fiscal de la Federación, Ley del IMSS, Ley del Infonavit, Código Penal Federal y Código Nacional de Procedimientos Penales, entre otros , concluyó.