La pandemia del Covid-19 ha acelerado el uso de servicios financieros por canales remotos. Es por ello que la banca digital ya tiene un componente importante de educación financiera.

Fernando Ávila, integrante del Comité de Educación Financiera de la Asociación de Bancos de México (ABM), destaca, por ejemplo, que mientras en el año 2000, 80% de las operaciones se hacía con cheques, hoy 97% son electrónicas, y las transferencias por esta vía se han multiplicado por 50 desde ese año.

“Cada vez tenemos más usuarios de la banca por Internet, y claramente ese es un tema de educación financiera, porque parte de ésta es que podamos enseñarle a la gente cómo hacer uso de los servicios que ofrece el sistema financiero, y uno justamente es toda la parte de pagos digitales, del uso del Internet, de la banca móvil. Sin lugar a dudas son temas que se incorporan”, puntualiza.

En entrevista con motivo de la edición 14 de la Semana Nacional de Educación Financiera (SNEF) que se desarrollará de forma virtual del 4 al 15 de octubre próximo, el también directivo de Banco Santander, resalta que todas las tendencias tecnológicas de la banca, claramente tienen un componente de educación financiera.

“Tenemos que evolucionar como bancos para poder ofrecer contenidos de estas nuevas tendencias a la gente”.

Menciona que en la SNEF 2021, en la que participarán cerca de 130 instituciones tanto públicas como privadas y en la que habrá más de 1,000 actividades, podrán encontrarse contenidos que tienen que ver con presupuesto, ahorro, créditos, seguros e inversión, pero también con cuestiones de seguridad y del uso de la banca por Internet, además de otros como el CoDi.

“Estos contenidos son para el público en general. No tienes que ser cliente de la banca para poder entrar a los contenidos de educación financiera”.

Comenta que, entre los contenidos que podrán encontrarse en la SNEF están los relacionados, justamente, con que los adultos mayores sepan utilizar de la mejor manera la banca digital.

Hay interés y retos

Fernando Ávila explica que en los últimos años ha habido avances importantes en materia de educación financiera, y hoy la población tiene un mayor interés en aprender sobre cómo manejar sus finanzas personales.

Prueba de ello, dice, es que mientras en el 2019, cuando fue la última edición de la SNEF de forma presencial, asistieron 220,000 personas, en el 2020, en su primera edición virtual, se alcanzó el millón. Para el 2021, la estimación de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros es llegar a 1.5 millones.

“Vemos mucho interés de la gente en acceder a estos contenidos y los canales digitales nos permiten llegar a más personas”, expresa.

El integrante del Comité de Educación Financiera de la ABM refiere, no obstante, que hoy muy pocas personas han dicho haber tomado algún curso sobre el manejo de sus finanzas personales.

Círculo virtuoso

Ávila subraya que, desde la banca, hay un movimiento en este tema, dada la necesidad de incrementar la educación financiera en el país, pues al final se trata de un círculo virtuoso.

“Si tienes una población más educada financieramente, vas a poder alcanzar mayores niveles de inclusión financiera en el país, lo cual al final del día repercute en el bienestar de la población y del país. Vas a tener una economía más estable, más justa y equitativa, porque les estás enseñando a la gente no sólo que existen productos y servicios, sino cómo usarlos para que no caigan en problemas como el sobre endeudamiento”.

Agrega: “la ABM es un gran aliado de la educación financiera y hemos sido aliados de la Condusef por 14 años en los que se han hecho estas semanas de educación financiera”.

eduardo.juarez@eleconomista.mx