La caída que sufrieron el jueves pasado los bancos en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se extendió a la Bolsa de Madrid, específicamente a BBVA.

La iniciativa para limitar las comisiones bancarias en México desinfló al banco español hasta niveles próximos a mínimos de dos años y penalizó de manera más moderada a Santander.

El viernes la entidad financiera perdió 5.86% y cerró en 4.91 euros por acción, hasta ese día la mayor caída del año era de 5.16%, registrada el 10 de agosto, en pleno desplome de las divisas emergentes, y en especial de la lira turca. El descalabro histórico de 16.18% se presentó el 24 de junio del 2016, como consecuencia del triunfo de los partidarios del Brexit en el referéndum celebrado en Reino Unido.

La magnitud de los descensos sufridos el viernes situó a BBVA como el banco más castigado de todo el Ibex en el acumulado del año, con pérdidas próximas a 28 por ciento. En meses anteriores BBVA había acusado en Bolsa su exposición a Turquía, debido al desplome a mínimos históricos que registró la lira turca.

La oleada bajista desatada el jueves en la BMV alcanzó el viernes la cotización de BBVA en el Ibex. Los resultados publicados por el banco el 30 de octubre confirmaron a México como el principal mercado del grupo.

Al cierre de septiembre México aportaba 1,851 millones de euros en utilidades, 41% del total del grupo. Según los analistas de Jefferies, las comisiones representaron 17% de los ingresos de BBVA en México.

Santander también se ha visto afectado y sus acciones cotizaron a la baja en el Ibex, aunque con descensos más moderados, de 1.5 por ciento. En los resultados al cierre de septiembre, México aportó una ganancia de cerca de 9% del total del grupo.