Los mercados han extendido ganancias recientemente, principalmente en activos de riesgo, a pesar de un entorno que mantiene cierta complejidad por lo rebrotes de coronavirus. En el sentir de los inversionistas han pesado más las recientes noticias positivas sobre el desarrollo de posibles vacunas de empresas como Pfizer, Moderna, BioNTech y AstraZeneca, así como temas de logística de aprobación (e.g. Reino Unido), producción y distribución masiva. Asimismo, ha sido crucial la expectativa sobre una recuperación apoyada por la respuesta de política económica sin precedentes en el mundo –que podría extenderse en los próximos meses–, así como planes de restricción de movilidad menos estrictos que los observados en el segundo trimestre del 2020.

Dentro de este contexto una gran cantidad de índices accionarios han logrado borrar las fuertes pérdidas del periodo inicial de la pandemia. El dólar ha mostrado un debilitamiento generalizado. Métricas de volatilidad han disminuido significativamente, al igual que varias primas de riesgo. Por el contrario, algunos activos considerados como refugio de valor, como el Treasury de 10 años o el oro, han observado una importante toma de utilidades. El desempeño de distintos activos financieros muestra una expectativa para 2021 centrada, principalmente, en la recuperación económica después de que en 2020 se observó la peor crisis desde la Gran Depresión de 1929. Tomando esta coyuntura, los siguientes son probablemente los 10 aspectos más importantes que están en la mente de la gran mayoría de los inversionistas de cara al 2021:

  1. La vacuna del Covid-19 y sus implicaciones para la recuperación económica, así como una transición hacia una nueva realidad post pandemia.
  2. El inicio de la presidencia de Joe Biden y cambios relevantes en las políticas públicas, un nuevo esquema impositivo, marco regulatorio y ambiental en Estados Unidos y una agenda internacional basada en la cooperación.
  3. La extensión de los programas de estímulo monetario y fiscal que apoyen a una recuperación más sostenida a lo largo de 2021.
  4. Una fase de reestructuración financiera y operativa en gobiernos, empresas y familias en el mundo.
  5. Procesos electorales que estarán determinados por el manejo de la pandemia, destacando elecciones generales en Alemania, Holanda, Portugal, posiblemente en Italia, Perú, Chile, India, así como intermedias o parlamentarias en Japón, Brasil y México. También habrá atención en el desenlace del Brexit.
  6. Implicaciones sociales y secuelas en términos de desigualdad que se observarán en el mundo como consecuencia de la pandemia.
  7. Un fuerte debate en torno a los posibles efectos de los estímulos monetario y fiscal sobre la inflación y los niveles de endeudamiento.
  8. Modificaciones en la dinámica de comercio internacional, debate en torno a la globalización, reacomodo de inversiones, ajustes en las cadenas globales de valor (e.g regionalización) y cambios regulatorios en procesos tecnológicos o digitales.
  9. Tensiones geopolíticas que podrían incrementarse en Irán y en el Medio Oriente.
  10. Un complejo panorama para el mercado de petróleo y los desafíos que enfrentarán los miembros de la OPEP+.

En términos generales, se espera que los mercados financieros mantengan una baja aversión al riesgo en los próximos meses, pero no podemos descartar algunos factores que podrían generar renovados brotes de volatilidad a lo largo del año. Siendo este el último número del Newsletter del IMEF de este 2020, concluyo este artículo deseándoles todo lo mejor para el 2021, especialmente mucha salud.

El autor es director ejecutivo de Análisis Económico y Estrategia Financiera de Mercados de Grupo Financiero Banorte.