En México, los alcaldes y periodistas tienen muchas más probabilidades de ser asesinados que los ciudadanos dedicados a otras profesiones, se incluye en el informe “Drogas y Violencia en México 2018” del programa Justice in Mexico (Justicia en México) de la Universidad de San Diego, California (EU).

En el reporte, que examina las tendencias de la violencia y el crimen organizado en México a través del 2017, se incluye la pesquisa de la integrante del programa, Laura Calderón, quien empleando datos del 2016, encontró que los periodistas mexicanos tenían al menos tres veces más probabilidades de ser asesinados que la población general y los alcaldes al menos 12.

El conjunto de datos de Justice in Mexico registra a 152 alcaldes, candidatos y exalcaldes asesinados entre el 2005 y el 2017, con 14 víctimas en el 2015, seis en el 2016 y 21 en el 2017.

En el estudio, los investigadores Laura Calderón, Octavio Rodríguez y David A. Shirk concluyen que la violencia recientemente registrada en México se puede atribuir en gran medida al narcotráfico y al crimen.

El equipo exhibe que el número de homicidios dolosos documentados por el Inegi disminuyó significativamente bajo los presidentes Ernesto Zedillo (1994-2000) y Vicente Fox (2000-2006), pero aumentó dramáticamente después del 2007, el primer año en el cargo para el presidente Felipe Calderón (2006-2012).

Hubo un promedio de 23,293 homicidios por año durante los primeros cinco años del mandato del presidente Enrique Peña, casi 4,000 más por año que durante los primeros cinco de Calderón.