La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) confirmó este miércoles el ataque por el cual tres militares murieron y otros tres resultaron heridos en la localidad de Coyuca de Catalán, en Guerrero.

Se informó que los elementos, pertenecientes a la IX Región Militar ubicada en Cumbres de Llano Largo, acudieron a las inmediaciones del rancho El Pozo alrededor de las 22 horas de este martes, después de recibir una llamada anónima que reportó la presencia de sujetos armados.

“Al arribar al lugar con el objeto de confirmar la información, los militares realizaron reconocimientos, momento en el que fueron agredidos con disparos de armas de fuego por un grupo de individuos desconocidos”, informó la Sedena mediante un comunicado.

Sobre los elementos heridos, la dependencia federal indicó que fueron llevados a diferentes instalaciones militares para que fueran atendidos, aunque no dio más detalles sobre su estado.

En tanto, el secretario de la Sedena, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, se pronunció sobre los hechos a través de redes sociales.

“Mis más sentidas condolencias a las familias de nuestros compañeros que perdieron la vida y resultaron heridos en el cumplimiento de su deber tras ser agredidos por individuos desconocidos en Coyuca de Catalán, Guerrero”, expresó el general en su cuenta de Twitter.

El ataque se dio unas horas después de que fuera asesinado Abel Montúfar Mendoza, candidato del PRI a una diputación local por el distrito 17.

De acuerdo con versiones de diarios locales, el también alcalde con licencia del municipio de Coyuca de Catalán es, junto a su familia, el dueño del rancho El Pozo, en cuyas inmediaciones fueron emboscados los elementos militares.

El candidato a diputado local fue encontrado muerto el mismo martes en su camioneta. Unos días antes, en su primer acto de campaña el pasado 29 de abril, Montúfar denunció amenazas en su contra.

Este miércoles se realizó el funeral del político en el municipio de Coyuca, en medio de un fuerte operativo policial.

La Secretaría de la Defensa Nacional extendió la búsqueda hacia el municipio de Huetamo, Michoacán, en tierra caliente, colindante a Ciudad Altamirano, Guerrero, para capturar al grupo armado que emboscó el martes a los militares.