La región de América Latina se encuentra en la senda de la desaceleración económica, ante ello una mejor educación y el desarrollo de las competencias son clave para impulsar el crecimiento inclusivo, advierte el reciente informe de la de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Presentado en la XXIV Cumbre Iberoamericana, celebrada los días 8 y 9 de diciembre en Veracruz, el documento Perspectivas Económicas de América Latina 2015. Educación, competencias e innovación para el desarrollo , informa sobre México que en esperanza de vida escolar, es decir, los años que se espera que una persona vaya a la escuela, el país se sitúa por debajo del nivel de la OCDE.

Mientras la media nacional de esperanza de vida escolar es de 13.4 años, la OCDE tiene un promedio de casi 17 años. América Latina en su conjunto presenta un porcentaje de 13 años.

El documento reporta que México dedica 5.2% de su Producto Interno Bruto a la educación pública, situándose entre los promedios de América Latina y de la OCDE. Su estructura de financiamiento, con 80.3% proveniente de fuentes públicas y 19.7% de fuentes privadas, se acerca al promedio de la OCDE (83.9 y 16.1%, respectivamente).

La cobertura educativa en México es universal en niños de entre cinco y 14 años de edad. Las tasas de matrícula son similares a las de la OCDE en preprimaria y primaria, así como las tasas de supervivencia en primaria y secundaria superan los promedios regionales.

Sin embargo, en educación superior, llamada también terciaria, la matriculación es inferior al promedio regional. La tasa bruta de la formación que se imparte después del bachillerato o la preparatoria es de 29%, inferior a los promedios de 42% para la región y de 71% para la OCDE.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, puntualizó que en América Latina las desigualdades en educación terciaria se agudizan en los niveles económicos; es así que 56% de personas más ricas, ubicadas en el primer quintil, tienen acceso a la universidad, mientras que sólo 9% del quintil más pobre llega a tener educación superior.

Ante ello es necesario invertir en las generaciones futuras, en los jóvenes que estudian para enseñar; en los normalistas; en los de pedagogía;en la sociedad y entonces se hace una nueva ecuación: Estado- mercado- sociedad, que no permita la desigualación .

La ecuación innovación- igualdad se logra cuando hay un sistema de solidaridad y protección social. No es la competencia más salvaje la que favorece la innovación. Lo que favorece la innovación supone cambios sociales y productivos que generan resistencias. Pero esa resistencia es menor cuando los actores sociales saben que cuentan con una red de solidaridad social y de protección que les permite arriesgar, tomar riesgos, aceptar los cambios tecnológicos .

Educar e innovar vs ?la desaceleración

A pesar de los avances que América Latina presentó en los últimos años, cerca de un tercio de la población sigue viviendo en condiciones de pobreza e informalidad, advirtió José Ángel Gurría, secretario ejecutivo de la OCDE.

El documento detalla que América Latina se desaceleró en el 2014, creciendo por debajo de 1.5 por ciento. Por primera vez en una década, esta tasa de crecimiento del PIB sería inferior a la del promedio de los países de la OCDE.

Además, Latinoamérica es la región más desigual del mundo; el único hemisferio cuyo coeficiente del Gini, que mide la desigualdad, se encuentra en alrededor de 0.5%, un rango de muy alta desigualdad.

Esta situación, refirió Gurría, explica las recientes movilizaciones y las tensiones sociales en muchos países de la región y también refleja la erosión de la confianza en las instituciones públicas, en los partidos políticos, en la democracia misma. Por ejemplo, menos de 40% de los latinoamericanos están satisfechos con el funcionamiento de su democracia.

Por estas razones a los países de América Latina les urge echar a andar una nueva ola de reformas estructurales que le permitan aumentar su productividad, mejorar su competitividad y construir economías más incluyentes y sustentables , dijo José Ángel Gurría.

[email protected]