Al lamentar que con la llegada de la pandemia se ha agravado la crisis de desapariciones de niñas, adolescentes y mujeres en México, la organización civil Idheas planteó una serie de recomendaciones para las autoridades con el fin de mejorar los procesos de búsqueda e investigación, así como para mejorar las políticas de prevención.

La organización destacó que la desigualdad socioeconómica y discriminación colocan a las mujeres en mayor riesgo de ser víctimas de violencia y desaparición, sin embargo, durante la pandemia éstas se exacerbaron.

“Las desapariciones de niñas y mujeres pueden estar vinculadas y agravarse con otras formas de violencia de género como la trata de personas, violencia sexual o feminicidio”, se advirtió.

Por ello pidieron a las autoridades priorizar su búsqueda inmediata, además de tener información desagregada sobre la violencia contra las mujeres —durante y después de la pandemia— es clave para conocer su impacto y generar políticas públicas adecuadas.

Antes de la pandemia por Covid-19, indicó la ONG, México ya se enfrentaba una crisis de desaparición de niñas y mujeres. “La crisis sanitaria ha incrementado el riesgo para ellas de ser víctimas de este delito. Ya que las medidas para contener la pandemia han tenido un impacto negativo en la capacidad de búsqueda e investigación de casos de niñas y mujeres desaparecidas”, añadieron.

Entre las recomendaciones emitidas por la organización, la cual también se encargó de enviar un informe sobre el tema para ser revisado por el Comité para Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) de la ONU, en el marco de la evaluación del cumplimiento de cuatro recomendaciones emitidas por dicho Comité al Estado mexicano, está la petición de tener información desagregada sobre la violencia contra las mujeres ya que es clave para conocer su impacto y generar políticas públicas adecuadas.

Además de que el acceso de las y los familiares de personas desaparecidas a la información, avances y resultados de la búsqueda e investigación no puede ser suspendido en el contexto de la pandemia, ya que algunas medidas para contener la pandemia han tenido un impacto negativo en la capacidad de acción de las y los familiares de personas desaparecidas y las organizaciones que les acompañan.

Asimismo se advirtió que en México una cuarta parte de las personas desaparecidas son niñas y mujeres, por lo que es necesario garantizar su búsqueda integral y con perspectiva de género.

Mientras que los servicios de atención a la violencia contra las mujeres deben ser declarados esenciales.

“Frente al aumento de violencia contra las niñas y mujeres, exhortamos a las autoridades a cumplir con sus obligaciones nacionales e internacionales de garantizar una vida libre de violencia para todas las mujeres, en todos los espacios”, expresaron.

Las cifras

Cabe señalar que, hasta este 23 de marzo, unas 21,553 mujeres y niñas se encuentran desaparecidas en nuestro país, y de acuerdo con cifras del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas de la Comisión Nacional de Búsqueda, dependiente de la Secretaría de Gobernación, se observa que en lo que va del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, las cifras de mujeres desaparecidas alcanzaron un máximo histórico.

Pues mientras que del 1 de diciembre del 2012 y el 7 de marzo del 2015, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, se tiene registros de 2,418 mujeres desaparecidas y no localizadas.

En el mismo periodo, pero del sexenio de Andrés Manuel López Obrador, del 1 de diciembre del 2018 hasta el 7 de marzo de este 2021, se contabilizaban 4,267 mujeres y niñas desaparecidas y no localizadas.

El mayor grupo de mujeres desaparecidas está entre los 15 y 19 años.

maritza.perez@eleconomista.mx