El gobierno federal sigue empeñado en un enfoque militarista para combatir la inseguridad pública, en lugar de apostarle al desarrollo policial, ministerial y penitenciario, coincidieron expertos en el foro “Arraigo de la violencia y criminalidad: saldos a la mitad del sexenio”, convocado por la organización Causa en Común.

En su intervención, el ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), José Ramón Cossío, dijo que ante la ausencia de un auténtico Sistema Nacional de Seguridad Pública, existe la ilusión de que esa carencia institucional se subsana con la presencia de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, precisó que “mientras no haya esa reflexión, solo se están moviendo pequeñas piezas sin transformar la realidad estructural”.

El analista Leonardo Curzio planteó que “las estrategias de seguridad no han funcionado porque las hemos centralizado y politizado”. Señaló que el Ejército y la Marina cada vez hacen más cosas, y hay una sobredimensión de expectativas”, además de que “el país es un desastre organizativo, y eso alimenta la cultura de la ilegalidad y del antagonismo que legitima el incumplimiento de la ley”.

Por su parte, Martha Tagle precisó que “hoy en día las violencias contra las mujeres se han convertido en amenaza y riesgo para el ejercicio de los derechos de las mujeres”. Afirmó que “atribuir todo al crimen organizado, opaca y deja de lado el otro tipo de violencias que existen y afectan a la sociedad”.

María Elena Morera, presidenta de la organización, dijo que se da seguimiento al proceso de militarización y “destrucción” de policías mediante el “Observatorio de la Guardia Nacional y la militarización”, el “Conteo de Policías Asesinados” y el “Informe sobre paros de policías”.

María Elena Morera mencionó que “el país vive una emergencia, por lo que la crítica al poder es más necesaria que nunca, que debemos de insistir en que este camino hacia el desastre no es una fatalidad, y que existen otras vías acordes con nuestra democracia y nuestras libertades. Sobre todo, que la resignación nunca es una opción”.

Causa en Común dijo que a tres años de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostiene que se está pacificando el país con la supuesta estrategia de “abrazos y no balazos”, aunque consideró que esto no es verdad, ya que la violencia sigue recrudeciendo. Argumentó que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública ha reportado alrededor de 107,000 homicidios en lo que va del sexenio, lo cual significa que se cometen cerca de 100 asesinatos al día. Añadió que los feminicidios continúan al alza y suman al menos 2,891 casos.

Sostuvo que se han reportado más de 650,000 casos de violencia familiar; más de 172,000 robos con violencia, casi 26,000 extorsiones y más de 3,500 secuestros.

“Pero no solo es la criminalidad, sino también la forma en la que ésta se lleva a cabo; es decir, verdaderas atrocidades. En un conteo realizado por Causa en Común en medios de comunicación, en lo que va del sexenio se han reportado al menos 1,089 masacres, 1,847 fosas clandestinas, 1,331 descuartizamientos y 1,738 casos de tortura", finalizó.

rrg