Los Mochis, Sin. La sensación es de una ciudad en calma, que no alcanza a creer que aquí se escondió Joaquín el Chapo Guzmán. Incredulidad por todos lados.

Sobre el bulevar Jiquilpan, una pequeña casa-fortaleza es custodiada por la Marina, como un trofeo de su operativo Cisne Negro, que produjo el viernes la captura de Guzmán, el llamado Señor de los Túneles, que escapó por un ídem. Pero sólo por unos minutos hasta que salió al exterior y fue reaprehendido por tercera ocasión, junto con su jefe de escoltas, Iván Gastélum, el Cholo.

De color blanco, escondida bajo cuatro grandes arbustos y con rejas metálicas que asemejan una fortaleza para retardar la irrupción de cualquiera de los enemigos de Guzmán, la casa es foco de atención de los mochitecos, que se acercan a ella con un incrédulo: Aquí fue .

Los vecinos narran que aquella madrugada del 8 enero fueron despertados cerca de las 4:30 de la madrugada por las ráfagas de disparos entre los marinos y los sicarios del Cártel de Sinaloa que protegían a su jefe máximo. Los helicópteros militares sobrevolaron a baja distancia y a los trabajadores de comercios aledaños se les impidió el paso. Las escuelas suspendieron actividades y la zozobra invadió a los mochitecos que ni idea tenían de que desde la sierra bajó Guzmán Loera, harto de casi seis meses de huida, para reunirse con familiares. Las fachadas de algunas viviendas muestran las puertas forzadas, como la casa del boxeador Fernando el Cochulito Montiel, quien narró cómo algunos elementos de la Armada ingresaron esa mañana a su casa para buscar fugitivos, y de hecho encontraron a uno de los seis detenidos en su azotea.

El pasivo fraccionamiento de Las Palmas fue hábilmente elegido por el constructor de casas de seguridad de Guzmán, pues nadie se imaginaría que a metros de la casa de la mamá del gobernador de Sinaloa, Mario Valdés, se escondiera Guzmán. Los vecinos cuentan que aquella madrugada se sorprendieron de la iluminación que destellaba de las alcantarillas del bulevar Jiquilpan, justo cuando Guzmán escapaba del Operativo Cisne Negro desde un túnel en su habitación que lo llevó cerca de 1.5 kilómetros adelante sobre el mismo bulevar, frente al Pollo Feliz, donde Guzmán y Gastélum robaron un vehículo blanco para huir por la carretera Los Mochis-Novojoa, donde metros más adelante fueron finalmente detenidos por policías federales.

Los vecinos cuentan que la habilidad de Guzmán para escapar fue tal que el capo huyó del lado contrario a las luces encendidas del alcantarillado para distraer a los marinos.

Este lunes, la Marina Armada de México organizó una visita de medios de comunicación a la casa ubicada en Jiquilpan y Río Quelite, a la cual se pudo acceder hasta que el agente del Ministerio Público de la Federación quitó los sellos de protección (PGR/SEIDO/UEIDCS/008/2016), para esta visita guiada.

Apenas se ingresa unos metros y la zona da la impresión de una zona de guerra: disparos en todas las paredes, reguero de ropa, alimentos, manchas de sangre de los cinco sicarios abatidos por la Marina. Al ingresar a la casa de seguridad que habitó Guzmán y que fue construida en un lapso de un año, aproximadamente, se observa una cocina totalmente en desorden; a mano derecha, la habitación que hospedaba a Guzmán, cuyo apellido es ahora mejor conocido en el mundo por dar una entrevista en la clandestinidad al actor estadounidense Sean Penn. Al ingresar a la habitación, se observa ropa del capo de capos, varios medicamentos contra la gastritis que padece, bolsa de ropa Carolina Herrera, tinte para el cabello que utiliza Guzmán, un ungüento para el dolor muscular y ropa interior de la marca Calvin Klein.

De frente, algo que pareciera un clóset, aunque en realidad era su puerta de escape. Una manija en la lámpara de la recámara, activa la apertura de un par de espejos, que sólo servían de escaparate, pues detrás de ellos se ubicaba el túnel que dio salida al Chapo por el sistema de alcantarillado. En la parte alta, cuatro recámaras, que también fueron inspeccionadas por la Marina, donde localizaron a seis personas, dos de ellas mujeres, a quienes por cierto la PGR consignó por su relación con Guzmán. En ellas se observa mucha ropa tirada, sobre todo de mujer, y hasta un paquete de tres videos de la serie La Reina del Sur, protagonizada por la actriz Kate del Castillo, a quien la Procuraduría General de la República encuentra relación con Guzmán Loera desde el 2014.

Adentro del clóset, hay unas escaleras de concreto, perfectamente diseñadas para dar acceso al sistema de agua pluvial de Los Mochis, por donde el Chapo pretendió sin éxito seguir viviendo en la clandestinidad.

Afuera, mochitecos siguen arribando a la casa de la calle Jiquilpan; toman fotos con su celular, se quedan unos minutos a pensar cómo el hombre más buscado del país pudo haber sido su vecino...

Anuncia la PGR

Preparan proceso de extinción de dominio del último refugio del Chapo

La Procuraduría General de la República (PGR) informó que está tramitando la extinción de dominio del inmueble donde se efectúo el operativo de captura del narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán, el pasado 8 de enero, ubicado en Boulevard Jiquilpan No. 1002, Fraccionamiento Las Palmas en la ciudad de Los Mochis, Sinaloa.

La PGR detalló que la procuraduría general de ese estado se encargó de realizar el levantamiento del cadáver, la elaboración de dictámenes periciales, solicitudes de información y las entrevistas a los primeros testimonios.

En un comunicado la PGR dio a conocer que el Ministerio Público de la Federación está a cargo de la investigación, por lo que continúa practicando diligencias en la ruta que utilizó Guzmán Loera, para poder escapar, así como de los lugares donde se registró su presencia hasta el momento de su detención. (Armando Guajardo)

[email protected]