Los siete candidatos a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México se enfrentaron a los cuestionamientos de los estudiantes de la Universidad Iberoamericana, quienes expresaron inquietud en temas como seguridad, corrupción y la posición de los aspirantes frente al aborto o al matrimonio de personas del mismo sexo.

La primera en aparecer fue la abanderada de la coalición Juntos Haremos Historia, Claudia Sheinbaum, quien enfocó su presentación en el tema de seguridad, acusando a la actual administración de “abandonar” este tema.

Dijo que a la Secretaría de Seguridad Pública se le regresó a niveles de corrupción de los años 90, por lo que propuso retomar el mando en materia de seguridad.

Sin embargo, los universitarios lanzaron cuestionamientos sobre la inseguridad en Tlalpan, demarcación de la que fue delegada, así como una explicación sobre el colapso del Colegio Rébsamen, durante el sismo del 19 de septiembre.

Al respecto, Sheinbaum lamentó que las delegaciones “no tengan atribuciones sobre la seguridad pública” ya que el mando único está en la Jefatura de Gobierno, mientras que con relación al Rébsamen, aseguró que fue la única delegada que hizo pública “toda la información” sobre los lugares donde hubo decesos e insistió que durante su administración no se construyó nada en ese colegio.

El punto álgido ocurrió durante la presencia del candidato del PRI, Mikel Arreola, quien al retirarse fue abucheado por la comunidad universitaria, entre gritos y arengas a favor y en su contra, lo que hizo recordar cuando hace seis años el ahora presidente, Enrique Peña Nieto, se “escondió” en el baño ante el rechazo de los estudiantes.

Antes, durante su participación en el diálogo, el priista fue cuestionado por estudiantes que portando una bandera representativa de la comunidad LGBTTI, preguntaron su posición ante los matrimonios de personas del mismo sexo al asegurar que durante su campaña se ha expresado en contra.

En este sentido Arriola rechazó ser “intolerante y homofóbico”.