El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no desea que Morena sea partido de Estado como lo fue el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Ante denuncias de la propia dirigente de Morena, Yeidckol Polevnsky, de que el coordinador de programas sociales de la Presidencia, Gabriel García, influye en el proceso de renovación de dirigencia, López Obrador dijo que no sólo despedirá a los funcionarios que intervengan en el proceso de renovación de dirigencia de ese partido, sino que presentará denuncias ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

“Ya no hay partido de Estado, eso ya se terminó. Ya lo que se constituyó en 1929, ese partido que se fue transformando en cuatro fases: primero PNRM, luego PRM, luego PRI y luego el partido del 88 en otra cosa, eso ya no debe de existir. Nosotros no aspiramos a eso, nada de partido de Estado”, aseguró.

“Aquí aprovecho para decir que el servidor público que intervenga en los procesos internos de los partidos y en particular en el proceso de renovación de la dirección en Morena va a ser despedido del gobierno.

“Y no sólo eso, voy a pedir, con todo respeto a la Fiscalía (Fepade) que intervenga para que sea juzgado el servidor público que participe en favor de candidatos utilizando recursos del gobierno. El que quiera hacer trabajo, vida partidista, está en libertad; pero la función del gobierno es otra, completamente distinta”, aseveró.

López Obrador recordó que Morena renovará su dirigencia en noviembre, y dijo que “es muy claro que se trata de un asunto que tienen que resolver militantes y dirigentes de Morena, que no debe haber injerencia del gobierno”.

Argumentó que él y sus seguidores enfrentaron durante muchos años la “injerencia perversa del gobierno” en asuntos internos de los partidos. Por ello, dijo que enviará una carta a todos los servidores públicos del gobierno federal expresando que no desea que se vean involucrados en actos partidistas.

“Y no es de izquierda el que hace trampa, no es de izquierda el oportunista, no es de izquierda el corrupto, no es de izquierda el acomodaticio, el trepador, no es de izquierda el que no pone por delante los ideales y los principios. Que quede también esto muy claro”, sostuvo.

[email protected]