Sin un acuerdo para definir el método de renovación de dirigencia nacional, se llevó a cabo el Consejo Nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Bertha Luján Uraga renunció a la presidencia del Consejo, con el propósito de participar como candidata a la dirigencia nacional del partido durante la reunión de Congreso Nacional los días 23 y 24 de noviembre.

Al llegar a la sesión del Consejo Nacional, que se llevó a cabo en un salón de fiestas de la colonia Roma, la secretaria general en funciones de presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, acusó la presencia en el evento de personas ajenas al partido, por lo que afirmó que la reunión no tendría validez ni se podrían tomar decisiones, únicamente sería de carácter informativo.

“No vienen puros consejeros, invitan a gente, no sólo que no son consejeros de Morena, que no son ni militantes de Morena; un consejo donde los no militantes hablan como si fueran consejeros, eso invalida absolutamente cualquier acuerdo que se pudiera llegar a tomar (...) No se puede acordar nada porque no tiene validez alguna”, comentó.

Yeidckol Polevnsky manifestó que en esta reunión del Consejo Nacional de Morena se esperaba acordar el método por el cual se elegirá al próximo dirigente del partido, pero al declararse la invalidez del mismo, esa determinación se pospuso.

Tanto Yeidckol Polevnsky como Mario Delgado y Alejandro Rojas Díaz Durán, aspirantes a presidir el partido, se han pronunciado en favor de la realización de una encuesta, como propuso el presidente Andrés Manuel López Obrador, como método para elegir al próximo dirigente nacional. En contraste, Bertha Luján ha manifestado que es violatorio de los estatutos del partido, por lo que se pronunció por la designación de delegados distritales, consejeros, comités estatales y nacionales que nombrarían al nuevo dirigente.