Un tema que debería encontrarse en el centro del debate es el de la vulnerabilidad de los consumidores ante las corporaciones que usan su poder para esquilmarlos. En El Padrino, don Corleone explica que en la modernidad dos abogados elegantemente vestidos pueden robar más que 100 bandidos con metralletas . De ahí mi identificación con el artículo de Enrique Serna en la última edición de Letras Libres, Explotación del consumidor .

Justamente indignado, Serna denuncia la forma en que en alguna ocasión Telmex y Banamex lo esquilmaron como seguramente le ha ocurrido a muchos ciudadanos más que no tienen su capacidad literaria con el cobro de servicios o productos no solicitados por el cliente. ¿Por cuáles razones Slim y Banamex pueden incurrir en esas prácticas tan abusivas? Una de ellas no vista por Serna (quizá a causa de que carece de formación técnica en economía) es el poder de mercado de esas corporaciones, aunque también tiene gran importancia la impersonalización que permite la tecnología de las relaciones de las empresas con sus clientes y desde luego la mala leche: la intención deliberada de robar legalmente.

Esta última motivación, que supuestamente sería la más fácil de erradicar, se encuentra sin embargo protegida por dos blindajes perversos. Uno es la práctica, que Serna también denuncia en su nota, de poner obstáculos infranqueables a los clientes quejosos o a los que piden la cancelación de un servicio . Otra motivación es la de la impunidad. No les pasa nada a esas corporaciones cuando se les acusa por prácticas cuestionables. La autoridad se encuentra ausente o no es eficaz para proteger al consumidor o, de plano, como le ocurrió al escritor Serna, sale más caro el procedimiento de acusación en tiempo y dinero que el resarcimiento del daño.

Pero algo que a ese escritor se le olvidó incluir en su artículo es que la vulnerabilidad de los ciudadanos no sólo existe ante las grandes corporaciones del sector privado, sino también frente a los monopolios gubernamentales. Desde el punto de vista económico, es el poder de mercado lo que le permite a Telmex y Banamex incluir en sus recibos de cobro servicios no solicitados por el cliente, como también a la CFE inflar los consumos de fluido o a las gasolineras de Pemex servir litros incompletos. Ergo, la campaña de protesta que tenemos al frente es todavía más grande.

[email protected]