Un breve y contundente texto llegó a la oficina administrativa de una de las millones de pequeñas y medianas empresas (pymes) que existen en México: “Buenas tardes, le comento que tendremos aumento de precios debido al impacto que se está teniendo con los contenedores. No tendremos lista de precios por el momento, solo por cotizaciones”.

Debido a la situación global actual que vivimos sin precedentes que afecta en mayor parte a la actividad comercial proveniente del continente asiático y medio oriente donde el volumen de las transacciones ha rebasado la capacidad de carga de las navieras: las cotizaciones para trasladar un contenedor han incrementado un 500%, pasando de promedios de 4 mil dólares a 20 mil dólares.

La compañía ha tomado medidas para intentar absorber en lo posible el impacto que esto ocasiona en los precios con el fin de proteger su economía, sin embargo, nos vemos en la necesidad de hacer ajustes progresivos por lo que estaremos comunicando los cambios aplicables”.

Así, en sólo unas líneas, una importante empresa proveedora de equipo médico y material de curación informó dos nuevas y malas noticias: 1.- aumentarán los precios de todos sus productos y 2.- se reserva el derecho a modificarlos constantemente.

La noticia afectará a una larga lista de empresas mexicanas de distintos tamaños y peor aún a millones de mexicanos que enfrentarán una oleada alcista en precios.

La crisis de los contenedores es adicional a la escasez de microchips que golpea entre otras a las industrias automotriz, de aparatos de telefonía móvil y de aparatos electrodomésticos.

Esta otra crisis, la de los microchips, está provocando ¡un paro obligatorio en la producción de vehículos en el mundo y ha llevado a plazos de un año o más para entrega de vehículos nuevos!

Pero esa es otra historia.

Aunque ambas crisis de escasez explican la oleada inflacionaria que afecta a las economías.

Por lo pronto, como ocurre cada vez con mayor frecuencia, el efecto tsunami de las noticias se repite primero en el asombro de lo que ocurre en otras latitudes que resienten el impacto primero y luego cuando llega a nuestros bolsillos, nos damos por enterados.

Así de sopetón, se están enterando de la existencia de “la crisis de los contenedores”, como se nombra genéricamente a la escasez de contenedores en el mundo.

Originada en otra crisis, la de la pandemia del Covid-19, la de los contenedores está impactando al comercio mundial. Se trata de la escasez de contenedores para transportar mercancías desde Asia hacia Occidente.

Esto ha provocado que se cuadriplique el costo de los fletes marítimos comparado con los precios previos a la pandemia del Covid-19.

La escasez de estos vagones, no sólo está provocando un severo problema de indigestión del flujo comercial mundial, sino que ha disparado el precio del flete y la escasez de una gama impresionante de productos en el mercado internacional.

Esa crisis de los contenedores ya comenzó a afectar a México. El confinamiento obligado de la pandemia del Covid-19 marca el epicentro de los distintos problemas que se están registrando en la producción y comercio mundial.

Las restricciones de movilidad en puertos, principalmente de Asia, pero también de América y Europa, aplicadas para evitar la propagación de la enfermedad, agravaron la crisis de falta de espacio en embarcaciones para trasladar insumos.

Y lógicamente ante la escasez de un producto y la misma o mayor demanda, el precio se eleva.

Dicen los expertos que ha sido como una tormenta perfecta.

No es un problema menor, si se considera que el 90% de todo el tráfico de carga que se mueve a nivel mundial lo hace por vía marítima.

El efecto de la crisis de los contenedores se viene resintiendo en el mundo. México no podía ser la excepción.

El texto lacónico que recibió la pyme de referencia es un comunicado que comienza a reproducirse desde distintos proveedores a millones de empresas nacionales.

marcomaresg@gmail.com

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Lee más de este autor