La Organización Internacional del Trabajo (OIT) con sede en Ginebra, Suiza, celebra esta semana su cumbre virtual con la participación de jefes de Estado y de gobierno, ministros, representantes de los empleadores y de los trabajadores. En Cartoons For Change invitamos a caricaturistas e ilustradores de todos los continentes a protestar durante 365 días, a partir de la cumbre virtual de la OIT, para exigir a los gobiernos y las multinacionales parar el trabajo infantil. Es inaceptable, cruel e ilegal que 30 años después de la ratificación de la Convención Sobre los Derechos del Niño todavía hay casi 300 millones de niños que trabajan.

En ocasión del Día Mundial Contra el Trabajo Infantil, que se conmemoró el 12 de junio, desde la iniciativa Cartoons For Change que dirijo invitamos a caricaturistas, ilustradores y creativos, de todos los continentes, a aportar su talento y creatividad, y a filar sus lápices y crayones, en defensa de cientos de millones de niñas y niños víctimas de la explotación laboral. Gracias a esa primera convocatoria Cartoons For Change recibió expresiones de interés de más de un centenar de caricaturistas profesionales de todos los continentes.

Debido a que los gobiernos, las organizaciones internacionales y especialmente las empresas multinacionales han hecho muy poco, o casi nada, para erradicar el trabajo infantil y para proteger a los niños más pobres del mundo, en Cartoons For Change convocamos a caricaturistas, ilustradores y a otros artistas gráficos a realizar una protesta global que no durará tan solo 24 horas sino #365DiasContraElTrabajoInfantil.

La calidad de los Cartoons For Change que hemos recibido es excepcional, el inmenso entusiasmo de caricaturistas de sumarse a la causa es algo que no esperaba. Esto nos da la seguridad que nuestra campaña global tendrá un impacto significativo, a pesar de que quienes lucran con el trabajo infantil a gran escala, para reducir su costo de mano de obra, son personas y empresas con comportamiento criminal. Explotar a un menor es un crimen, explotar a decenas de miles o a cientos de miles de niñas y niños como lo hacen demasiadas multinacionales es un crimen de lesa humanidad según el derecho internacional.

365 días contra el trabajo infantil, por Gilmar.

La Unión Europea dice respetar los derechos humanos y los derechos del niño, pero la UE es hoy la mayor beneficiaria económica de la miseria y del trabajo infantil en las comunidades rurales que producen café, cacao y muchos otros productos agrícolas.

Suiza, presume de ser una democracia ejemplar, pero la Confederación Helvética tiene más niños en su cadena de suministro de café, té y cacao que niños estudiando en todas las escuelas suizas. 

La mayoría de los programas de “ayuda para el desarrollo” de los Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, Noruega, el Reino Unido, Japón, etc. que dicen ser para erradicar el trabajo infantil y reducir la miseria no solo no los reducen sino que sirven para ocultar la crueldad de modelos de negocio neocoloniales que son la verdadera causa de la miseria, y por ende del trabajo infantil.

Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), más de 152 millones de niños y niñas en situación de trabajo infantil. En mi opinión las cifras de trabajo infantil de la OIT subestiman el total de niños explotados. En Asia la OIT los subestima más de cien millones, en África más de 30 millones. Esto quiere decir que el total de niños que trabajan en todo el mundo hoy puede estar muy cerca de 300 millones.

Es absolutamente inaceptable, cruel e ilegal que 70 años después de firmar la Declaración Universal de los Derechos Humanos y 30 años después de adoptar la Convención de los Derechos del Niño hasta el café, té y chocolate que consumen en las instituciones de las Naciones Unidas, incluyendo la misma OIT y la UNICEF que dice proteger a los niños de todo el mundo, y en los centros de poder e influencia del mundo, donde dicen apoyar y promover los Objetivos de Desarrollo Sostenible, tenga trabajo infantil. Es urgente frenar la explotación de cientos de millones de niñas y niños. Hay demasiadas industrias, como las del chocolate, el café, la minería y muchas otras en las que el trabajo infantil sigue en aumento, porque es altamente rentable para las multinacionales.

De acuerdo con cifras del organismo especializado de las Naciones Unidas, en todo el mundo, el trabajo infantil se concentra en primer lugar en la agricultura (71%), que incluye también la pesca, la silvicultura, la ganadería y la acuicultura, y comprende tanto la agricultura de subsistencia como la comercial; el 17% de los niños en situación de trabajo infantil trabaja en el sector de servicios; y el 12% en el sector industrial, en particular la minería. 

Las caricaturas e ilustraciones de Cartoons For Change serán publicadas en medios de prensa y compartidos en las cuentas de Twitter e Instagram: @Cartoons4Change y de Facebook: @Cartoons4ChangeNow.

Si desea más información sobre Cartoons For Change o sobre cómo usted puede contribuir a erradicar el trabajo infantil y a abolir la esclavitud por favor contáctenos por cualquiera de las redes sociales.

Tan sólo en México más de tres millones de niños trabajan. Estas niñas y niños extremadamente pobres son víctimas inocentes e indefensas de la indiferencia de la gente buena.

* Fernando Morales-de la Cruz es fundador de las iniciativas @CafeForChange y @Cartoons4Change. Es empresario, periodista y consultor político.