El precio del crudo subió el miércoles por quinto día consecutivo, acercándose a los 75 dólares por barril, respaldado por una recuperación de la demanda desde la pandemia.

Las existencias de crudo y destilados en Estados Unidos bajaron en la última semana, mientras que las de gasolina aumentaron, informó el miércoles la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA).

El crudo Brent ganó 40 centavos, o un 0.5%, a 74.39 dólares el barril, tras tocar los 74.73 dólares, su máximo desde abril de 2019. El petróleo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) subió 3 centavos a 72.15 dólares, después de alcanzar los 72.99 dólares, su cota más elevada desde octubre de 2018.

El Brent ha trepado un 44% en lo que va de año, respaldado por recortes al suministro liderados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, un grupo conocido como OPEP+, y una recuperación de la demanda que se espera mejore el ritmo en el segundo semestre.

Ejecutivos de grandes operadoras petroleras dijeron el martes que esperan que los precios sigan por encima de los 70 dólares y retornen a niveles prepandémicos en el segundo semestre de 2022.

Al mismo tiempo, la perspectiva de un inminente alza de las exportaciones de crudo iraní parece algo menos probable, dijeron analistas. Las conversaciones indirectas entre Teherán y Washington para la reanudación del acuerdo nuclear de 2015 se reanudaron en Viena el sábado.

En tanto, la Reserva Federal (Fed) adelantó el miércoles sus proyecciones para las primeras alzas de las tasas de interés tras la pandemia a 2023, citando una mejor situación sanitaria y eliminando una referencia usual a que la crisis estaba pesando sobre la economía.

kg