El Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés) mantuvo sin cambio la tasa de interés entre 0 y 0.25% y elevó su pronóstico de crecimiento para la economía de Estados Unidos a 7 por ciento.

El comunicado del cuarto anuncio monetario programado del año llegó acompañado de las proyecciones económicas donde subieron a 3.4% su pronóstico para la inflación que está lejos de 2.2% previsto en abril.

En el documento que acompaña este mes al anuncio monetario, que contiene las proyecciones económicas del FOMC y los llamados dot plots, que incluyen previsiones sobre próximos movimientos de la tasa por parte de los miembros, la mitad de ellos considera que la tasa se incrementará hasta el 2023.

Presidente del Fed, Jerome Powell, explicó en conferencia de prensa que “estos pronósticos deben tomarse como un grano de sal” y que “aún no hay datos suficientes para detonar un levantamiento de los estímulos monetarios”.

“Los dot plots son proyecciones, no expectativas (…) en el Comité no discutimos sobre un cambio en la tasa ni en el retiro de apoyos (tapering). Seguramente será en futuros encuentros, cuando contaremos con más datos económicos, que analizaremos la tendencia de la política monetaria”, respondió cuando se le preguntó sobre el cronograma para reducir las compras de activos o mover la tasa.

En la conferencia de prensa Powell subrayó que la variación al alza de la inflación en Estados Unidos sigue impulsada por factores transitorios.

Destacó que la gente en EU está muy confiada por la reapertura de la economía y el hecho de que “la mayoría de los consumidores cuenta con dinero en el banco.

“El problema que está presentándose es que la demanda es fuerte porque la gente tiene dinero en el banco, y esto presiona la demanda, que al sumarse con la reapertura económica se está presionando a los precios y lo refleja la inflación”, dijo Powell, pero consideró que la inflación comenzará a estabilizarse.

Motores de economía e inflación

En el comunicado, el Comité detalló que “el progreso de las vacunas ha reducido la expansión del Covid-19 en el país. En medio de estos avances y el fuerte apoyo político al estímulo fiscal, los indicadores de la actividad económica y el empleo se han fortalecido”.

En la conferencia en línea, el banquero central de EU reconoció que las alzas de precios tienen orígenes temporales y elementos menos volátiles.

Explicó por ejemplo que “los efectos de las interrupciones en las cadenas de suministro parecen ser más persistentes de lo previsto y darán lugar a una inflación mayor”.

Cualquiera que sea la tendencia a venir en términos de precios, sostuvo que la Fed cuenta con herramientas para cumplir con su mandato de estabilidad de precios y pleno empleo.

La próxima reunión monetaria está programada para el 27 y 28 de julio y en agosto está la cita anual del Simposio de Jackson Hole, organizada por el banco de la Reserva de Kansas. Un encuentro donde el Presidente de la Fed suele dar anuncios relevantes. En el 2013, Ben Bernanke informó de la intención de comenzar el retiro del Quantitative Easing.

ymorales@eleconomista.com.mx