“Lo que sigue para nosotros es sacar nuestro tercer Certificado de Capital de Desarrollo (CKD). Luego de cumplir con todos los procedimientos, estará listo en el primer semestre del 2020. Queremos que sea por alrededor de 10,000 millones de pesos. Tenemos confianza en México y vemos condiciones para desarrollar en varias plazas”, dijo Sergio Argüelles González, presidente de Finsa.

“Queremos hacer un desarrollo en Querétaro, pero estamos abiertos a ir a otros lugares. Seguimos viendo mucha fuerza en la industria automotriz y maquiladora. Estamos también conscientes de lo que está pasando en logística, muy vinculada al auge del comercio electrónico. Sigue habiendo mucho potencial en México. El interés de los inversionistas por comprar este portafolio lo demuestra”, comentó el empresario en conversación con El Economista.

La desarrolladora inmobiliaria industrial anunció una de sus mayores ventas de propiedades. Se trata del portafolio Titán, compuesto por 74 edificios industriales por 841 millones de dólares adquirido por Fibra Uno, el más grande fideicomiso de bienes raíces en México.

“Nos dio mucho gusto la respuesta del mercado. Hubo 28 posibles compradores interesados, incluyendo fondos internacionales. Se firmaron 17 non disclosure agreements (acuerdos de confidencialidad). El interés fue enorme, a pesar de la incertidumbre por la no ratificación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte”, señaló el entrevistado.

Esta demanda se explica por el tipo de inmueble, por las características de Finsa y por México, explicó Argüelles.

Sus orígenes

Finsa es el mayor desarrollador de parques industriales en México. Fue creado en la década de los 70 en la ciudad fronteriza de Matamoros, Tamaulipas, y se ha expandido hacia los lugares donde hay inversión automotriz o industria maquiladora.

Cuenta con 26 parques ubicados en distintos estados de la República Mexicana como son Baja California, Nuevo León, Chihuahua, Aguascalientes, Jalisco y Querétaro.

“México es un mercado probado de extraordinaria calidad, en productividad es comparable a los mejores. Las empresas que han traído a México una parte de su producción han visto las ventajas. La integración industrial de América del Norte sigue creciendo, a pesar de las declaraciones de índole político”, expresó el empresario.

El paquete de inmuebles que fue colocado es el producto del trabajo de aproximadamente siete años empezó en el 2012.

En palabras de Argüelles, fueron tres años para colocar el dinero y cuatro para estabilizarla. Incluye 74 bienes inmuebles y tiene una ocupación de 95 por ciento.

“Necesitábamos mantener nuestra dinámica de crecimiento en el mercado. El Bajío estaba creciendo mucho, pero también Tijuana, así creció y llegamos a tener los 850 millones de dólares.

“Lo que hace atractivo al paquete es el conjunto. Son parques industriales que atienden a empresas vinculadas con actividades de exportación. Los parques industriales han mantenido altas tasas de ocupación incluso en momentos de crisis como la del 2008-2009.

“Algo que los vuelve muy atractivos son los ingresos que generan por las rentas, gran parte de ellos denominados en dólares”, indicó el entrevistado.

De cara al 2020, Sergio Argüelles es optimista: “Dicen que ahí viene la recesión, pero hasta ahora no se ha visto. Aquí no se ve tanta cautela, de wait and see, porque la industria manufacturera y logística ha reaccionado a la fuerte dinámica que trae Estados Unidos.

“El 2019 fue bueno, no tanto como el 2016 o el 2017. Nuestro sector no fue afectado por la desaceleración. Cómo no decir que el 2019 fue bueno, si tuvimos esta colocación en el mercado”, concluyó.

[email protected]