La Cámara baja del Parlamento británico discutirá el borrador para conseguir una salida ordenada de la Unión Europea, en el proceso llamado Brexit y que fue solicitado por los ciudadanos británicos en 2016. El camino ha sido largo y agitado, tanto que ha debilitado a la divisa oficial del Reino Unido. Las empresas se han visto en la necesidad de buscar otros lugares para desarrollar negocio. Con todo, el índice más importante de la Bolsa de Londres mantiene su crecimiento.

El proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea se encuentra, junto con la guerra comercial entre Estados Unidos y China y el crecimiento económico global, que son los factores de incertidumbre y presión más grandes para los mercados en la actualidad. Este fin de semana, el proceso vivirá un día decisivo.

Las probabilidades del primer ministro británico Boris Johnson de obtener el visto bueno en el Parlamento no son altas. Y, como ocurrió en tiempos de Theresa May, el optimismo puede ser engañoso.

Londres busca establecer el 31 de octubre un nuevo régimen para sectores clave, entre ellos las finanzas y el comercio. Son ideas de gran alcance e impacto global por afectar la economía del que es considerado el mayor centro de negociaciones para el mercado de divisas. Y es en su divisa, la libra esterlina, donde se observan grandes impactos.

Libra, 13% abajo en tres años

El Brexit ha significado volatilidad en los mercados de Europa y debilitó de forma paulatina la libra esterlina. En el año 2016, el mismo en el que el país votó en favor del proceso, la moneda tocó un máximo de 1.5020 unidades por dólar, justo el día de la consulta, el 24 de junio. Hoy la paridad se ubica en 1.2973 dólares (13.62% menos).

El 7 de octubre de 2016 tocó su peor nivel en el periodo, con 1.1452 dólares por unidad. Aunque se ha fortalecido en el último año por un mayor optimismo sobre una solución para el Brexit, la libra esterlina se encuentra lejos de sus mejores niveles, sin tomar en cuenta que todavía no hay nada seguro en la votación parlamentaria.

     

Éxodo

La debilidad cambiaria impactó en diversas empresas de Reino Unido, que buscaron otras tierras más estables para desarrollar negocio. Esa inestabilidad también causó molestia a las compañías de otros países que tenían sus oficinas centrales en Londres.

De acuerdo con un reporte de la Agencia Holandesa de Inversión Extranjera (NFIA, por sus siglas en inglés), en agosto de este 2019, 100 empresas se trasladaron de Reino Unido a los Países Bajos para escapar de las consecuencias del Brexit y 325 negociaban las condiciones de su traslado.

Entre las firmas internacionales que escaparon, de acuerdo con la agencia española Efe, había nombres como el de la financiera japonesa Norinchukin y la plataforma de negociación MarketAxess, o compañías de medios como Bloomberg. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) opera desde marzo en Ámsterdam como su nueva sede.

El índice FTSE, estable

Los niveles del índice FTSE 100, el más importante de la Bolsa de Londres, se han mantenido estables. Aunque no ha alcanzado su máximo del 22 de mayo de 2018 (7,903.50), con un nivel de 7,150.57 unidades hoy (9.52% por debajo), se ubica sobre el puntaje con el que inició 2016 (6,093.43 unidades).

Analistas incluso creen que el índice remontará en 2020 y superará el nivel de 8,200 unidades. Esto es resultado de que gran parte de las emisoras del FTSE 100 tienen sus negocios fuera del Reino Unido, lo que les ha ayudado a no ser golpeadas por el agitado Brexit. La depreciación de la libra también hizo a las acciones más baratas.

Lo único que hace falta es una solución en buen término al proceso de salida de la Unión Europea. En la semana que termina, Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, advirtió que los mercados del Reino Unido presentarían grandes oscilaciones en próximas jornadas, debido a lo que llamó “la fase crítica del Brexit”. “Los acontecimientos tendrán un impacto material en el valor de la libra, de las acciones y la deuda del Reino Unido”, dijo.

La discusión será clave para la viabilidad de inversión en uno de los países más relevantes para los mercados. En una ceremonia presidida por la reina Isabel II, el gobierno dejó claro que su salida del bloque, luego de 43 años de pertenencia, se mantiene como la más importante e inmediata prioridad para el país. 

[email protected]

 

kg