El fabricante estadounidense de aviones Boeing reportó un descenso interanual en sus ganancias del cuarto trimestre y dijo que sus previsiones para el 2013 no consideran un "impacto financiero significativo" de la suspensión de los vuelos de su 787 Dreamliner tras una serie de incidentes.

Las ganancias de la compañía aeroespacial y de defensa bajaron a 1.28 dólares por acción desde los 1.32 dólares por papel del cuarto trimestre del año anterior, excluyendo una ganancia impositiva especial. Sin embargo, los resultados superaron las estimaciones de 1.19 dólares por acción.

Los ingresos del cuarto trimestre subieron un 14% a 22,300 millones de dólares.

Las agencias de seguridad aérea en Estados Unidos y Japón están investigando los factores que causaron que las baterías de iones de litio se incendiaran en dos aviones 787 este mes, lo que hizo que los reguladores dejaran las aeronaves en tierra.

Boeing dijo que continuará con la producción del Dreamliner, aunque detuvo las entregas. Los analistas han manifestado preocupaciones sobre los costos de dejar los aviones en tierra y reparar los problemas de baterías en las casi 125 naves de ese tipo que Boeing ha fabricado hasta ahora.

RDS