El senador de Florida, Rick Scott, presentó el miércoles pasado ante el Senado de Estados Unidos una iniciativa de ley para señalar a los países que contratan médicos cubanos a través de misiones controladas por el gobierno de la isla.

El senador republicano busca que el congreso estadounidense apruebe la “Ley de Reducción de Beneficios para el Régimen Cubano”, con la cual se considere como causal para integrar ese tipo de acuerdos en el informe anual de tráfico de personas del Departamento de Estado.

El senador Scott considera que el gobierno de Cuba y cualquier país que firme acuerdos con el gobierno de esa nación, para el envío de personal médico a su territorio, incurren en “tráfico humano de médicos”.

En su opinión la asistencia médica cubana es una forma de "trata de personas moderna”.

De acuerdo con el periódico Miami Herald, el gobierno de Cuba ha desplazado alrededor de 30,000 profesionales del sector salud a 50 países.

En ese sentido Scott, así como el senador cubano-estadounidense, Marco Rubio y el senador texano, Ted Cruz, citados por el diario estadounidense, señalan que tan solo en lo que va de la pandemia del Covid-19 en el mundo, el gobierno cubano a firmado acuerdos con más de 20 países para enviar médicos con el objetivo de auxiliar a sus colegas.

Recientemente, la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado de Estados Unidos pidió a los países que buscan la ayuda de Cuba que "examinen los acuerdos y pongan fin a los abusos laborales" que se han asociado con las misiones médicas de la isla.

Algunas versiones periodísticas señalan que el envío de misiones médicas cubanas al extranjero se ha convertido en una de las principales fuentes de ingresos para esa nación. En 2018 habrían ingresado a la isla alrededor de 6,000 millones de dólares.

El Herald informó que algunos médicos cubanos enviados al extranjero y que han desertado, afirman que el gobierno cubano sólo les da una parte menor de lo que cobra por sus servicios y que los funcionarios cubanos que encabezan las misiones les confiscan sus documentos migratorios para restringir sus movimientos.

La semana pasada el Secretario de Estado, Mike Pompeo, exigió que la Organización Panamericana de la Salud explicara su papel como intermediario en la contratación de miles de médicos cubanos para trabajar en el programa “Mais Medicos” en Brasil, reportó el Herald.

En abril pasado, el gobierno de la Ciudad de México y el Instituto de Salud para el Bienestar firmaron un convenio de colaboración internacional con el gobierno de cuba para enviar a la capital mexicana 585 médicos y enfermeras, algunos de ellos no especializados a cambio de 6.2 millones de dólares por cuatro meses.