Washington. El gobierno de Estados Unidos presionó a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) a rendir cuentas por el envío de médicos de Cuba a Brasil, y advirtió que el dinero de los contribuyentes estadounidenses será para organismos afines a sus “valores”.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, acusó a la OPS, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de “facilitar el trabajo forzado” por parte de personal médico de Cuba bajo el programa “Mais Médicos” de Brasil.

“La OPS debe explicar cómo llegó a ser el intermediario en un plan para explotar a los trabajadores médicos cubanos en Brasil”, aseveró Pompeo ante periodistas y agregó: “Debe explicar cómo llegó a enviar 1,300 millones de dólares al asesino régimen de Castro y por qué no buscó la aprobación del Consejo Ejecutivo, su propio Consejo Ejecutivo, para participar en este programa”.

Asimismo, instó a la OPS a aclarar “quién en la organización aprobó un acuerdo potencialmente ilegal” y “qué hizo con los 75 millones de dólares que recaudó”.

“Como lo hicimos con la OMS, la administración Trump exigirá la rendición de cuentas de todas las organizaciones internacionales de salud que dependen de los recursos de los contribuyentes estadounidenses”, afirmó Pompeo.

“Nuestro dinero debe respaldar cosas que crean valor y respaldan nuestros valores”.

La directora de la OPS, Carissa Etienne, informó a fines de abril a periodistas que “60% de la financiación de la OPS proviene del gobierno estadounidense”, pero no especificó el monto del aporte, que tildó de “realmente central” para la institución.

Cuba critica aislamiento de EU

A través de su canciller, el gobierno de Cuba rechazó los “propósitos agresivos” de Pompeo, a quien consideró un “exponente de la actual política exterior corrupta e inmoral de Estados Unidos”.

“Demuestra aislamiento al atacar a la OPS y a la cooperación médica de Cuba. Es una amenaza a la paz”, tuiteó el canciller cubano Bruno Rodríguez. El programa “Mais Médicos” de Brasil fue lanzado en el 2013 por la entonces presidenta Dilma Rousseff (2011-2016) para atender regiones pobres y zonas rurales, a través de un convenio con la OPS.

La iniciativa, por la cual más de 8,000 médicos fueron enviados por La Habana a Brasil según cifras oficiales, fue considerada “un ejemplo de cooperación internacional exitosa” por la OPS, que publicó un libro sobre la experiencia.

En noviembre del 2018, La Habana retiró a sus médicos antes de que asumiera el actual presidente Jair Bolsonaro, quien había comparado con la “esclavitud” que los médicos debieran entregar una parte de su salario al gobierno cubano.

El mes pasado, el gobierno de Bolsonaro entregó licencias para ejercer la medicina a más de 150 doctores cubanos que optaron por quedarse en Brasil después de que La Habana pusiera fin a su participación en “Mais Médicos”, y los contrató para luchar contra el Covid-19