Cientos de mujeres marcharon este lunes en distintos países de Centroamérica y Europa para exigir un alto a la violencia que sufren y que se investiguen los casos de feminicidios.

"Vivas nos queremos", "Exigimos una vida libre de violencia", "Caricias, no golpes", eran parte de las leyendas escritas en pequeños carteles que portaban muchas mujeres que marcharon en el centro de San Salvador.

En la capital costarricense, San José, centenares de mujeres marcaron con distintivos color naranja el reverso de una manta con la leyenda "Vivas nos queremos".

En tanto, en Guatemala se realizó una vigilia la noche del domingo con retratos de mujeres asesinadas este año.

Las manifestaciones conmemoran el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.

"Las mujeres somos víctimas de violencia en todo ámbito y es necesario que todo el Estado se involucre para que pare la violencia hacia las niñas y las mujeres", dijo a la AFP Violeta Artiga, una estudiante de psicología que marchó en San Salvador con un pañuelo morado al cuello.

Un informe revelado este lunes por la denominada Red Feminista Frente a la Violencia de El Salvador, detalla que hay una reducción en los casos de muertes violentas de mujeres en ese país, mientras aumentaron los casos de violencia sexual.

Ese documento detalla que en 2017 se registraron 469 muertes violentas de mujeres, 386 en 2018, y 192 entre enero y septiembre de este año.

En cuanto a los casos de violencia sexual, en 2017 se dieron 6,108, en 2018 esa cifra subió a 6,142, mientras que en el período de enero a junio de 2019 se contabilizaban 2,131 casos, indicó el informe.

Otra marcha de mujeres salvadoreñas partió de una plaza en el sector oeste de San Salvador y se dirigió hacia calles cercanas a la Casa Presidencial para exigir también un freno a la violencia en su contra.

Pero no pudo llegar a la presidencia debido a que un contingente de la policía antimotines bloqueó las calles de acceso con alambradas de púas.

Manifestaciones en España

Decenas de miles de personas se manifestaron este lunes en las principales ciudades de España por el día internacional contra la violencia de género, en un país que pese a ser pionero en la lucha contra los feminicidios suma más de 1,000 mujeres muertas desde 2003.

Con lemas como "Basta ya, ni una más" o "Que viva la lucha de las mujeres", decenas de miles de personas secundaron la convocatoria en Madrid.

"Se ha avanzado mucho, pero hace falta bastante más", afirmó Marta Martínez, empleada de una empresa financiera, que incidió en la necesidad de erradicar la brecha salarial entre hombres y mujeres, y aumentar los medios para prevenir este tipo de crímenes.

"Da miedo denunciar, porque pasa mucho tiempo hasta que llega la orden de alejamiento" del agresor, añadió esta mujer de 38 años.

"Es evidente que tenemos que salir a las calles", abundó la pensionista Isabel Mateo, quien cree que todavía "falta presupuesto", para abrir por ejemplo más centros de acogida para mujeres maltratadas.

En la manifestación de Madrid participaron seis miembros del gobierno socialista, entre ellos la vicepresidenta Carmen Calvo, o el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

También hubo manifestaciones con miles de participantes en Barcelona, Valencia, Bilbao o Zaragoza.

España presume de ser un país puntero en la lucha contra los feminicidios, reportados sistemáticamente en la prensa y denunciados individualmente por autoridades y asociaciones.

En 2004 se adoptó una ley contra la violencia de género, bajo el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, y en 2017 un pacto de Estado, con el ejecutivo conservador de Mariano Rajoy.

Sin embargo, la lacra no cesa: según datos oficiales, 1,028 mujeres fueron asesinadas en España por su pareja o ex pareja desde el 1 de enero de 2003, fecha de inicio de los registros.

En lo que va de año fueron asesinadas 52 mujeres, la última de ellas una joven de 26 años este mismo lunes en Tenerife, en las islas Canarias, a manos de su novio. Cuarenta y tres menores de edad quedaron además huérfanos en este 2019.

El ministerio del Interior reseñó este lunes que del 1 de enero al 30 de octubre se tramitaron más de 64,000 denuncias por violencia de género. Es un 11.2% más que en el mismo período del año anterior, aunque en las zonas rurales sigue siendo más díficil denunciar, ya que "las víctimas encuentran menos recursos y menor anonimato".

Otro dato llamativo apuntado por el ministerio es que con más de 4,000 hombres cumpliendo pena por ello, la violencia de género es la tercera causa de privación de libertad en España.