La Unión Europea calificó este martes de "paso crucial" la cumbre en Singapur entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, que envía una "clara señal" hacia la desnuclearización de la península de Corea.

"Esta cumbre fue un paso crucial y necesario para aprovechar los avances positivos logrados en las relaciones intercoreanas" hasta la fecha, indicó en una declaración la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, quien alabó también el papel de Corea del Sur.

En una cumbre histórica, tras décadas de tensión por las ambiciones atómicas de Pyongyang, Kim se compromete en un documento conjunto a llevar a cabo una "desnuclearización completa", si bien no precisa ni un calendario ni que esta vaya a ser "verificable e irreversible".

"El objetivo final, compartido por toda la comunidad internacional y expresado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, sigue siendo la desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península de Corea", recordó Mogherini.

Para la responsable europea, "la Declaración Conjunta firmada por los líderes de Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte, NDLR) da una clara señal de que este objetivo puede lograrse".

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, celebró la "histórica cumbre" y expresó su apoyo al objetivo de una península de Corea sin armas nucleares que "contribuirá a la seguridad de los aliados" de la Alianza, de sus "socios en la región" y de "toda la comunidad internacional".