Uno de los daños derivados de la contingencia sanitaria por coronavirus fue la pérdida de empleo de miles de trabajadores en diferentes ramos como la construcción, las cadenas restauranteras u hoteleras, e incluso en áreas administrativas.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), durante abril 12 millones de personas dejaron de trabajar o de buscar empleo por efectos de la pandemia.

Perder su fuente de trabajo puede resultar una experiencia dolorosa y agotadora, además de afectar directamente a su bolsillo y la forma en cómo se administran las finanzas, por ello, y si se encuentra en una situación así, debe tomar en cuenta algunas acciones para evitar problemas financieros en lo que encuentra una nueva fuente de ingresos.

Alejandro Saracho, director de la consultora de educación financiera Reconfiguración Financiera, explicó que en una situación de este tipo, lo primero que se debe contemplar es un presupuesto mensual y priorizar algunos gastos esenciales como alimentación o servicios como agua, luz y gas.

Detalló que una vez que se priorizan y se tienen registrados los gastos, podrá conocer el capital con él que se cuenta y hacer cálculos de cuánto dinero queda disponible para los próximos meses.

“Registrar todos los pagos permitirá saber qué hacemos con el dinero, a qué lo destinamos y qué rubros son más importantes que otros. Tener un control estricto permite resolver los gastos y ver cuánto tiempo más tendremos flujo de efectivo”, afirmó.

Abundó que una vez que se sabe con cuánto capital se cuenta será más fácil hacer planes de cómo reactivars la parte económica.

Recomendó que en un contexto tan complicado como el que se vive actualmente, lo mejor es no desembolsar más allá del presupuesto mensual, así como evitar los gastos hormiga.

Domiciliar, otra clave

El experto indicó que otra medida es pagar todos los gastos y servicios a tiempo, por lo que recomendó domiciliarlos  para evitar contratiempos y el pago de intereses moratorios, los cuales, podrían afectar más nuestro bolsillo.

Una de las principales preocupaciones al perder el empleo es el pago de las deudas. A decir del experto en finanzas personales, lo mejor es aplazar la deuda lo más que se pueda, ya que lo más importante es tener liquidez.

“Se debe buscar tener dinero en la bolsa y aplazar las deudas lo más que se pueda. Es mejor tener dinero en la cuenta de banco y proteger el flujo de efectivo a comprar un artículo con descuento. Lo mejor es no comprar cosas sólo porque el objeto está muy barato y si no las necesita”, expresó.

Wolfgang Erdhart, vocero de la Sociedad de Información Crediticia (SIC) Buró de Crédito, explicó que si durante la cuarentena el cliente utilizó su plástico para adquirir algún servicio o producto derivado de la emergencia sanitaria, lo recomendable es pagar más de lo mínimo y con ello reducir el nivel de endeudamiento de la tarjeta.

Advirtió que, al acumular muchos retrasos consecutivos en el pago de sus plásticos, ello afectará directamente su historial crediticio, y en consecuencia su calificación crediticia bajará ante las SIC.

Por ello, recomendó revisar qué tipo de seguros ofrecen los diferentes productos financieros con que cuenta la persona, ya sea de desempleo, de vida o cualquier otro.

El vocero de Buró de Crédito detalló que aquellos que solicitaron una prórroga deben estar conscientes de que pagarán un adeudo mayor del que tenían por los intereses que se están generando.

Explicó que una vez que pasé la pandemia es importante mantener el nivel de ocupación de la línea de crédito, de preferencia 50% de la línea.

“Si el cliente comienza a endeudarse y se acerca al tope, o incluso, la sobregira, puede ser un indicador que está viviendo del crédito, y no lo usa como un método de pago”, indicó.

Alertó que mantener las líneas de crédito tan altas, también incrementa la probabilidad de incumplimiento en el pago, lo cual se verá poco atractivo en el reporte de crédito y podría bajar el score crediticio.

[email protected]