Monterrey, NL. El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, indicó que la producción y distribución de bebidas alcohólicas, al no ser una actividad esencial se detendrá, por tanto, anunció, no se venderán bebidas alcohólicas en la entidad.

Lo anterior, debido a la declaratoria de emergencia sanitaria que emitió el gobierno federal por la propagación del coronavirus, la cual incluye la suspensión de las actividades no esenciales hasta el 30 de abril.

Además, el mandatario manifestó que dará la instrucción a los municipios para que decreten la ley seca.

“Nos tenemos que cuidar porque si se vende alcohol, y la gente se va a su casa vamos a generar conflictos y problemas. La instrucción que daré a los municipios es que decreten la ley seca, si es necesario la decretarán porque es una facultad de los presidentes municipales”, indicó en rueda de prensa.

Recordó que el pasado martes, durante una videoconferencia con los secretarios de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, “fue el comentario de todos los gobernadores (sobre la ley seca), porque si se vende en Coahuila y en Tamaulipas y aquí no, despiertan esas diferencias y no queremos llegar a esas diferencias”.

Rodríguez Calderón consideró que la producción de bebidas alcohólicas no es esencial. “Se para la producción, se para la distribución, y se para la venta en los establecimientos; como no habrá producción se cierra la cervecera (Heineken), se para la distribución y por consecuencia la venta de bebidas alcohólicas, a partir del día 3 de abril”.

Añadió que el secretario de Economía y Trabajo estatal, Roberto Russildi Montellano, está trabajando en este tema, y reiteró que si no hay producción, no hay distribución y no hay venta de bebidas alcohólicas.

Cabe mencionar que los regiomontanos están haciendo compras atípicas de cerveza en diferentes depósitos que hay en el área metropolitana de Monterrey.

[email protected]